Crónica de un concierto.Sanchorock 2010


Parece que estén de moda los festivales de rock, y es que hace un par de años yo no tenía conocimiento de que hubiera ninguno en mi provincia y siempre lo achacaba  a lo mismo: ¡es que en Ávila nunca hay nada! Menos mal que la cosa ha cambiado (para bien) y ahora aunque en nuestra querida ciudad amurallada siga sin haber nada, los pueblos de alrededor se han puesto bien las pilas con esto del rock. Sin ir más lejos, este fin de semana ha habido (que yo sepa) al menos tres mini-festivales, de los cuales yo he acudido a dos, y si el otro día hablé del Rockasasola, hoy quiero compartir mi experiencia del sábado en el Sanchorock, en el pueblo de Sanchorreja.

Como me ocurriera el viernes yo llevaba el auto, así que por desconocimiento de la carretera, de la situación del pueblo y del estado de las vías, preferí  salir con antelación de casa, por lo que volvimos a llegar pronto al pueblo y de nuevo nos tocó esperar un rato a que el espectáculo empezara.

Sanchorreja queda un poco lejos de la capital abulense y aunque no es uno de los pueblos más pequeños, el ambiente era un poco como decirlo… prácticamente nulo, y mira que la plaza donde nos encontrábamos era pequeña, pero allí no se juntaron ni 50 personas en el mejor momento de la velada, lo cual teniendo en cuenta la calidad de los grupos, es totalmente una pena. Yo siempre digo que hay que apoyar a estos grupos pequeños, porque se lo curran mucho más incluso que los ya consagrados, cierto que no disponen de esos equipazos de lujo que proporcionan una calidad de sonido de la leche, ni tampoco tienen una puesta en escena alucinante, pero ofrecen buena música acompañada de gran entusiasmo y amor a este arte.

El festival arrancó con media hora de retraso debido a que el primer grupo que pisó el escenario, los Eiser, tuvieron ciertos problemillas con el sonido que por suerte pudieron solucionar.  A pesar de que les faltase un guitarrista supieron mantener el tipo ofreciéndonos una buena sesión de Trash Metal, en la que además de varios de sus temas, tocaron varios clásicos de Metallica como son  “Master of Puppets” y “Seek & Destroy”.

Después de casi una hora de actuación Eiser nos dijo adiós a los allí presentes (se nos podía contar con los dedos de las manos), y con tan sólo unos diez minutos de espera Sin Compromiso, el siguiente grupo, salió a escena con su rock reindivicativo, con letras en las que se nota bastante la influencia de Ska-p y que a pesar de ser solo un trío, sonaron más que bien, aunque su batería se quejara automáticamente cada vez que terminaban un tema porque “se le escapaba la batería”.

Tras unos 40 minutos largos y siguiendo la estela de canciones rebeldes en contra de muchos de los aspectos de esta sociedad, D.E.P el primer cuarteto, pusieron toda la carne en el asador. Instrumentalmente sobaron de lujo, al igual que vocalmente, ya que sus tres voces (cantante más coros del bajo y guitarra) estuvieron bien bien.

En una noche en la que hasta el momento todos los grupos estaban dando lo mejor de sí, a pesar del poco público y del frio que según avanzaban las horas pegaba cada vez más fuerte, a eso de las 3:15 de la madrugada, le tocó el turno a Impalator, que para mi sorpresa es un grupo de Death Metal (¿Quién iba a imaginar que en un lugar como Ávila tan popular por sus iglesias, sus santos…existía un grupo de como este?). Sin pruebas de sonido ni nada, y al igual que les pasara a Eiser, les faltaba un guitarrista, estos deathmetaleros lo supieron dar todo y para mi sin duda fueron de lo mejor que vi. Vaya guitarra más contundente, vaya bajo atronador, vaya batería aplastante, pero sobre todo, vaya vocalista que pasaba de voces guturales a chillidos tan agudos como los que pueda emitir un cochinillo en  el matadero,  yo me quede sin palabras y sin cuello, porque menuda marcha y energía transmitían, lástima que me tuviera que ir antes con antes y no los pude ver terminar, ni tampoco actuar a Las Bilis, un grupo de punk femenino que me llamaba mucho la atención.

Otro mini-festival  que estuvo para nota, y  que si limasen esas asperezas tales como mejorar la organización y más publicidad seria ya genial, porque es una verdadera pena que a un evento así acudan cuatro como yo, dos o tres jóvenes del pueblo y para de contar. Desde aquí os animo a todos (por supuesto si os gusta el rock) a acudir a estos sitios, merece la pena, en serio.

Anuncios

Un comentario el “Crónica de un concierto.Sanchorock 2010

  1. getatrip dice:

    Estoy de acuerdo contigo, últimamente en la provincia se están montando bastantes festivales de este tipo, normalillos pero al menos hay algo que hacer y dan oportunidad a los grupos a darse a conocer.

    En Ávila, en el episcopio, tambien organizan algunos conciertos y eso que estan bastante bien, son de todo tipo de estilos: jazz fusion, blues, jazz… No esta mal, por fin hay alternativas xD

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s