El “Espíritu navideño” no existe son los centros comerciales.


Hoy han empezado oficialmente las navidades (para el mundo normal, porque el Corte Inglés creo que  las comenzó allá por el mes de agosto lo menos)  con el ya tradicional sorteo de la lotería de Navidad, único día al año en el que medio país está atento por una vez de lo que dicen en la radio, y digo radio porque normalmente a esas horas la gente está currando y para poder enterarse si ya son ricos, usan la radio que es como más disimulado que estar plantados delante de un televisor.

Y aunque se suponga que estas son fechas de alegría y felicidad, en las que todo parece tener un aura de paz y todo es generosidad y bondad, la verdad es que yo, ese espíritu navideño lo debí perder  hace años, sobre todo desde que estoy en la universidad, ya que a diferencia del resto de estudiantes, que ahora gozan de unos días de descanso, a mí me toca pringar y estudiar hasta dejar la última neurona porque en enero me espera una buena ración de exámenes.

Realmente no sé si es por lo de estudiar o por el simple hecho de crecer, que las navidades ya no son lo que eran, ya no hay magia, ni ilusión ni nada, solo comilonas de órdago que pueden acabar en una visita a urgencia por un colicazo, borracheras de campeonato que pueden acabar en una visita a urgencias por un buen pelotazo o…. que narices si con todos los excesos de estas fechas vas a pasar por urgencias casi de fijo (aunque sólo sea por un ataque de pánico/nervios por no decidirte por un regalo, no me extraña que en esta época aumenten las depresiones y suicidios).

¿Este es el precio que debemos pagar por nuestra forma de vida, vacía de todo y llena de nada? Quizás sí, hemos conseguido convertir unas  fiestas tan tradicionales y familiares como estas en una avalancha de anuncios de colonias y  gastos  astronómicos  hasta llegar a quemar la tarjeta de crédito, es triste pero cierto, igual algún día recuperemos ese “espíritu” y seamos creyentes o no vivamos estas fechas como cuando éramos niños, llenos de alegría e ilusión y con una sonrisa de oreja a oreja.

Ya únicamente me queda felicitar las fiestas y desear un feliz año, que ojala lo sea para todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s