Crónica de un concierto. Rockasasola 2011.


Otro año más, otro agosto y otra nueva edición del pequeño festival Rockasasola en el pueblo abulense (como su nombre indica) de Casasola.

Después de un verano en el que apenas había tendido constancia de algún festival rockero por los alrededores , me alegre cuando me enteré de que este volvía ¡y de qué manera!. Se han mejorado algunos aspectos de los que cojeaba el año anterior, como un mejor emplazamiento con mucha más luz y una mejor calidad de sonido, cierto es que todavía queda el mejorar la asistencia, que aunque este año en el mejor momento de la noche se llegaran a contar unas 80 personas según avanzaba la velada la cosa fue mermando.

El comienzo del espectáculo estaba previsto para las 23:00 pero por diversas circunstancias (la principal para mí que era el partido del Barça – Madrid) el primer grupo no salió hasta pasadas las doce.

El honor de comenzar en esta ocasión recayó en el grupo de punk- rock (más cerca de lo segundo que de lo primero) Asta’l Kueyo, cuyas canciones repletas de critica social lograron romper el hielo en una noche en la que empezaba a refrescar.

 La verdad es que para ser los primeros y calentar un poco el ambiente no lo hicieron nada mal, sobre todo su bajista que lo dio todo.

Todo lo contrario se podría decir del segundo grupo en salir a la palestra, la nueva formación del grupo (también punk) Las Bilis, con una guitarra y una nueva voz masculina, que no terminó de cuajar, quizás se deba a que como ellos mismos dijeron el grupo es prácticamente nuevo, con solo ocho meses de rodaje juntos, y eso, hay que admitir se notó y bastante. Musicalmente dejaron mucho que desear,

demasiados olvidos en las canciones, demasiados parones… ¿Lo bueno? (siempre hay que buscar el lado positivo) al menos nos echamos unas risas.Tras ellos llego una tormenta de metal con el segundo mejor grupo de la noche, Delirios de Grandeza. Tocaron varios temas suyos como Experiencia o Tan cerca y tan lejos, e incluso hicieron un pequeño homenaje al fallecido guitarrista de Pantera Dimebag Darrell. Sonaron realmente bien, quizás la voz en ocasiones no estuviera a la altura pero instrumentalmente fueron brutales.

Ahora lo mejor estaba por llegar, y es que Las Cheerledaers Asesinas, el plato fuerte del festival, demostraron saber hacer, en todos los aspectos estuvieron impecables y tuvieron a los pocos que ya quedábamos allí encantados con su puro, duro y simple rock. No les llegué a ver terminar, pero el rato que estuve fue de nota.

De nuevo un agradable festival, con sus más y sus menos, pero que ante todo consigue que los rockeros y metaleros de la zona así como los grupos tengan la oportunidad y disfruten de unas horas de su música favorita sin tener que viajar hasta el quinto pino, y encima gratis y con una barra para tomarse algo ¿que más se puede pedir? Solo que esperemos que al año que viene se vuelva a repetir y haber si es posible que más gente se anime a participar porque es una experiencia que merece la pena.

 

Compartirlo


Anuncios
Esta entrada fue publicada en música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s