Crónica de un concierto: The Show Must Go On. Queen Cover. Sala Kamelot. Ávila. 15-06-2012


Las noches de los primeros fines de semana abulenses se resumen en una frase: fiestas de San Antonio. Cierto que son las mejores verbenas de todo Ávila, no se puede negar y son las que dan comienzo de manera oficial al verano, ya que a ellas acuden todos esos adolescentes que han terminado o la selectividad o la ESO, es como un rito de iniciación que todos los jóvenes abulenses deben pasar. ¿Pero qué pasa con el resto? ¿para los que tantos días de verbena y botellón se hacen terriblemente cansinos? pues con suerte y no sin buscar pueden encontrar una alternativa como la que ayer se ofrecía en la Sala Kamelot.

El show debía de comenzar a las 22.00 pero no fue hasta una hora después (dos veces que he ido a esta sala dos veces con retraso, no es una buena estadística que digamos) que comenzó la actuación de los teloneros Supertrampas , aunque viendo la gran actuación que hicieron la espera mereció la pena. En escasa media hora (debido al retraso no pudieron alargar más) supieron animar a los presentes con sus versiones del grupo Supertramp (el nombre ya dejaba claro a qué grupo rendían homenaje) y a pesar de que admito que si me sacas de The Logical Song me pierdo, fue un muy buen espectáculo el que dieron, sonaron estupendamente y se atrevieron con dos teclados, saxo y (creo) clarinete, ¡ahí es nada!. Salí hasta convencida de que era ya hora de escuchar a los británicos.

Tras este buen aperitivo llegó el plato fuerte de la noche,  Momo, que rendían tributo a una de las mejores bandas de la historia como es Queen, y para que os hagáis una idea de su calidad el mismísimo Brian May dijo sobre el cantante:  “Es un artista que le hubiera encantado a Freddie. Tiene una descarada calidad , no conoce el miedo y canta como el diablo” y si eso dice el guitarrista del grupo original pues los demás nos lo creemos y punto. Pero la verdad sea dicha, es que estuvieron brutales, desde la primera canción tuvieron al público comiendo de la palma de su mano, el vocalista derrochaba carisma por los cuatro costados y los músicos mucho saber hacer dejando al respetable con la boca abierta con los solos que se marcaron.

Tocaron todos los temas clásicos como I Want to Break Free, We are the Champions, Under Pressure y para cerrar Bohemian Rhapsody en incluso supieron meter el Billie Jean de Michael Jackson, vamos repertorio de los completos. Lo mejor de todo es que no se limitaron a intentar emular a pies juntillas a los originales, sino que interpretaron los temas con su estilo propio y el resultado no podría haber sido mejor. Sin duda de los mejores tributos que he podido escuchar.

Así que tras hora y media aproximada de dejarnos la voz junto con el cantante nos despedimos los pocos que eramos, que no pasaríamos de los 35  (cifra que curiosamente coincidía más o menos con la media de edad de los presentes) número no del todo malo cuando hay que competir con las famosas verbenas y con la visita del monologuista Goyo Jiménez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s