Esas charlas con tu padre…hoy toca: voy a morir sola


Ayer volví a tener una de esas conversaciones con el mio padre, si ya sabéis, de esas que cuando estas en casa no surgen pero es subirte a un coche  y ¡zas! estas en una, quizás parte se debe a que no puedes huir, no es plan de tirarse en marcha para evitarla y hacerte el sueco tampoco tiene  buenos resultados (joer vais los dos solos en el coche, como mucho con música de fondo, hacerte el longuis no cuela jamás) así que toca aguantar parte de chapa, parte de sermón de temas que a veces son un poco incómodos de hablar con tus progenitores. El que me toco a mi ayer fue el de mi más que asentada soltería  uno muy popular entre los miembros de mi familia.

Tras mucha palabrería mi padre soltó dos frases que fueron claves en la conversación y que son las que me dieron para pensar y ganas de escribir esto. La primera fue “a ver si espabilas un poco y sales más por ahí, y asi te echas un novio y esas cosas cosas que hacen las chicas de tu edad”. Vamos por partes que esto da para mucho. Para empezar bien es sabida mi poca afición a las fiestas, entiéndase con eso que detesto las discotecas, me ponen de muy mala leche, si tengo que ir voy, pero mi aguante es bastante reducido, con lo cual la teoría de mi padre se va un poco al garete pues en la maravillosa ciudad donde vivo (lease con al mayor de las ironías) o vas a discotecas no vas a ningún sitio en sociedad, no hay más opciones (bueno sí, ir de botellón pero casi que lo detesto más) es eso o lo que hago con mis amigas, ir a tomar una caña (todavía no he visto a nadie ligar en un bar abulense) o directamente ver una peli en alguna casa, donde tampoco es que ligues mucho pues solo estáis tus amigos y tú y como que no.

Lo siguiente es un punto que me encanta y es la guerra que da mi padre con que me eche novio, si NOVIO con “O” cuando bien sabe que a mi me gustan más las damas, pero oye todos somos libres de soñar, y si el sigue en sus trece y espera que un valiente príncipe de reluciente armadura me venga a rescatar de mi habitación, pues que sea feliz, eso si, cuando sea una princesa la que aparezca que no se haga el sorprendido.

El resto de cosas de las chicas de mi edad, pues no se a que se referirá ¿qué hacen las chicas de mi edad? por favor si alguien sabe que hacen ellas que no haga yo que me lo cuente, que estoy deseosa de saber.

La otra frase lapidaria que soltó y que se me quedó grabada a fuego fue “tienes que buscar amigos así como tú, y para eso tienes que salir que en casa no los vas a encontrar”, bien ¿y cómo soy yo? ahhh amigos hay está la cuestión, y entra en juego una cosa muy dada a hacer por los humanos que es clasificar a la gente, lo que se llama comúnmente poner etiqueta., No soy ni partidaria ni contraria a las etiquetas, son algo útil para simplificar las relaciones humanas aunque también tienden a generalizar mucho y no siempre es así, a mi me pueden describir como heavy, friki, gamer, lesbiana… pero no soy ninguna de ellas, sino un poco de todo, soy yo misma , un bicho más raro que un perro verde (esa para mi es la mas mejor etiqueta para definirme). Y claro siendo asi tan rara pero a la vez tan normal ¿dónde voy a encontrar gente como yo? la respuesta me vino de golpe: “joer si son como yo y yo estoy en casa, pues de encontrarme con ellos será en casa”, y efectivamente desde casa he conocido a gente genial por twitter, que oye tendremos nuestros parecidos y diferencias pero andamos en la misma onda y eso es lo genial, la contra viene de que casi todos viven en la otra punta del país, no todo iba a ser tan bonito ¿no?. Y con esto no digo que no aprecie a mis amigas de siempre, no, son mis amigas y me gustan tal y como son, solo que es cierto que entre ellas tienen más en común que conmigo, soy la oveja descarriada del grupo y a veces quiero hablar con otras descarriadas de nuestros descarríos.

Así que tras todos desvarios internos llegué a la conclusión de que lo más seguro es que en un futuro no muy lejano me convierta en la señora loca de los gatos, por mucho que mi padre se  muera de ganas de que tenga un pretendiente, que también entiendo su preocupación, ya tengo una edad, no voy a mentir tengo 21 y hasta ahora no he presentado a nadie en casa, pero soy de la opinión de que si tiene que llegar llegará y si no pues mis gatos siempre me querrán.

P.D: perdón por el post de hoy, sé que es una guarrerida que a nadie importa pero le he estado dando vueltas al asunto y como este es mi blog me apetecía escribirlo.

P.D 2: sí, lo habéis adivinado soy un orco del Mordor profundo, pero los orcos también tenemos un corazoncito y podemos soñar con amar y ser amados algún día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s