“¿Se puede curar la homosexualidad?” ¿en serio? y yo aquí con estos pelos


Twitter es una maravilla, y si no lo he dicho antes lo digo ahora: estoy enganchadísima a esa red social, me informa de todo, conozco gente nueva, me mantengo en contacto con gente que ya conocía y además me permite conocer y descubrir nuevos mundos que antes ni soñaba que existían.

Bien pues a veces por A o por B doy con artículos como este que os traigo hoy, de esos que quien lo escribe imagino que lo hará aparte desde la fe (¿por qué siempre estos escritos provienen de “cuasi” sectas católicas ) se lo creerá y hasta pensará que es cierto, libre es de hacerlo, pero a mí siempre me harán soltar una carcajada y mucha pena por ellos a partes iguales.

Lo voy a ir desmenuzando poco a poco, porque tiene mucha chicha de donde sacar.

¿Se puede curar la homosexualidad?

Homosexualidad es la atracción sexual hacia personas del propio sexo. En cromosomas, hormonas sexuales y constitución física los homosexuales son normales. Hubo un tiempo, el de Freud, en que se pensó que se debía a factores hereditarios, pero esta hipótesis hoy ha sido científicamente desechada. Los homosexuales son biológicamente normales, lo que no es normal es el ejercicio de la homosexualidad. Es de advertir que el homosexual tiene instintos heterosexuales; lo que ocurre es que se le bloquean por alguna razón, que puede ser un complejo de inferioridad.

Comentario jocoso, desde ahora JC: si es que ya decía mi madre que aquella tuerca que se me cayó al nacer debía servir para algo y mira tu por donde era mi heterosexualidad.

Quienes de verdad se empeñan en luchar contra ese complejo, aun en casos de transexualidad, en uno o dos años acaban con sus obsesiones. Para dar la impresión de normalidad, hay quien asegura que quizá uno de cada cinco hombres tiene «tendencias» homosexuales, pero las estadísticas lo desmienten y ponen de manifiesto que en realidad no pasan de un uno o dos por ciento.

CJ: esos científicos/gente que hace estudios qué sabrá, nada de nada, porque lo decimos nosotros.

El movimiento mundial para la emancipación de los homosexuales trata de eludir cuestiones fundamentales, se sirve de medias verdades y de falsedades totales y maneja el concepto de discriminación para suscitar compasión. Hace del homosexual una víctima.

Mucha atención al siguiente párrafo, es clave  y a mí particularmente hace que se me hinchen las venas de la ira.

Una causa: la falta de madurez

En la pubertad, puede tratarse de un fenómeno transitorio. Hay casos en que la homosexualidad arraiga en los primeros años de juventud. Este hecho ha llevado a algunos a pensar que no tiene sentido procurar desarraigarla. La teoría más en boga es que la homosexualidad se basa en una perturbación del llamado «sentido de identidad sexual». La realidad demuestra que los homosexuales están afectados no sólo en su faceta sexual, sino en todo su mundo emotivo. Su vida emotiva coincide mucho, por ejemplo, con la de tipo ansioso, compulsivo o depresivo, caracterizada por depresiones, nerviosismo, problemas relacionales y psicosomáticos. No son capaces, en determinados aspectos de su vida emotiva, de madurar y de ser adultos y, pese a querer aparentar jovialidad y alegría no son felices interiormente.La causa no está en la discriminación de la que se quiere acusar a la sociedad que les haría «víctimas» de ella, sino en fuerzas que actúan en el interior mismo de los interesados (…)

Pausa de comentarios graciosos por un momento, amos a ver señores (educación ante todo), vosotros mismos estáis dando la explicación del porque tantas depresiones, problemas de ansiedad y falta de felicidad de las personas homosexuales  y no, no es porque lo seamos OJO, si abundan esos problemas es precisamente por la discriminación que se nos hace ¿o acaso sabéis vosotros lo que es tener que vivir una doble vida, tener esconder una parte de ti por miedo al rechazo y llegando a veces a plantearte el suicidio? ¿ sabéis vosotros lo que es eso? ¿no verdad? pues a callar.

CJ: si madurar significa ser como vosotros me habéis quitado todas las ganas de hacerlo.

¿Se puede curar la homosexualidad?

Mucha gente no sabe que la génesis psíquica de esta condición sexual carece en absoluto de misterio y que su terapia es posible.

CJ: no puedo mas JAJAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJA (continúa desde el suelo durante varios minutos)

El método que he utilizado consta de dos partes: la primera consiste en hacer adquirir al interesado una visión clara de la propia identidad y de su propio mundo afectivo; la segunda, en afrontar esa situación. Llevamos a las personas a reírse de sí mismas (el humorismo puede ser muy saludable) y a la adquisición de hábitos positivos: valentía, honestidad consigo mismo, autodisciplina, capacidad de amar a los demás; así, hasta lograr que el homosexual pierda sus hábitos neuroinfantiles.

CJ: no sé que me da más miedo, si el que la terapia sea una patraña total o el uso del humorismo en ella, ¿qué es? ¿duele? acongojada estoy, fijaos lo que os digo.

Es esencial neutralizar la autoconmiseración crónica. Es obligado decir que:

– En un treinta por ciento de los casos, la curación es completa: acaban desarrollando actitudes y hábitos sexuales normales y afectivos y una vida emotiva adulta. Por supuesto, una curación sólo sexual no sería una curación completa.

– Otro treinta por ciento de personas cambia más o menos gradualmente, pierde sus obsesiones homosexuales y asume una actitud emotiva nueva, aunque no lo suficiente para poder hablar de curación completa.

– Hay otros que progresan con extremada lentitud por su estado neurótico grave, pero también éstos, si son ayudados por una asistencia y un tratamiento constructivos, adquieren fuerza y coraje y poco a poco van perdiendo sus depresiones, nerviosismos y ansiedades.

CJ: normal, si a mi me obligaran a hacer esta terapia (por propia voluntad ni se me pasa por la cabeza) después de echarme un sermón todos los días hasta diría que estoy curada, con tal de no escuchar más tonterías lo que hiciera falta, pero eso no significa que haya cambiado en algo. Sé que tienen fe señores, pero no me sean más tontos de lo que ya son.

Responsabilidad de los educadores

Los complejos homosexuales se pueden evitar educando a un muchacho como muchacho y a una chica como tales. No se pueden intercambiar y mezclar las cosas. Una total identificación, la total identidad de roles que quiere cierto feminismo exacerbado es absurda.

CJ: What? PEEERDOOONAAAAA, nadie ha mezclado nada, solo ustedes. Les voy a contar un secretito que igual no les ha llegado todavía: el mundo avanza, ya no estamos en el siglo XV y los roles han cambiado, están cambiando y cambiarán les guste a ustedes o no.

Los sacerdotes y educadores tienen un papel importantísimo cuando aportan al crecimiento psicológico una contribución mucho mayor de la que a veces son conscientes. Cuidado con creer que todo «amor» es bueno; hay formas de amor compasivas y neuróticas que revelan una personalidad dividida en sí misma y que necesitan una guía moral firme y segura. Los pacientes que viven su fe de manera positiva tienen las mayores esperanzas de un cambio radical en su homosexualidad: ésta es mi experiencia de años.

CJ: totalmente de acuerdo, señores sacerdotes no TODO AMOR es bueno, así que aléjense de los menores. Si va por usted Padre Tiburcio, esas manos donde puedas verlas y de unos cuantos pasos para atrás, no vaya a tener que ir con la escoba.

El problema de la homosexualidad es presentado en una injustificada atmósfera de fatalismo. La homosexualidad sigue siendo vista por la mayoría de la gente a la luz de prejuicios e ideas preconcebidas, infundadas y superadas de las que, por desgracia, no están ausentes profesionales (médicos, sociólogos, psicólogos, sacerdotes, periodistas).

CJ: coincido de nuevo con ustedes (¿ven cómo no somos tan diferentes?)  hay muchos prejuicios todavía con la homosexualidad y ya es hora de acabar con ellos, poco a poco lo vamos consiguiendo pero todavía queda gente dura de mollera.

CJ2: Aun estoy en shock al meter dentro del grupo de los profesionales a los sacerdotes….

Si a ello añadimos la falta de puesta al día de la Psiquiatría y de la Psicología, se crea una situación de la que se aprovecha la estrategia de la emancipación de homosexuales militantes, flanqueada por el «establishment progre» occidental que pretende hacer creer que la homosexualidad es una variante normal de la sexualidad humana, que homosexual se nace y que no se puede cambiar. A todos ellos no les vendría mal una mejor información.

CJ:  ustedes son los que están a la vanguardia de los últimos avances en psiquiatría y psicología y ciencias en general, claro que sí, con dos cojones. Esos modernos con batas y una carrera bajo el brazo no tienen idea de nada, no como ustedes que basan todas sus ideas en un libro de más de 2000 años, hombre ya.

La falacia de la resignación

Los responsables mejoran poco a poco las situaciones concretas. Hay directores espirituales que animan correctamente a los homosexuales a vivir la castidad y el dominio de sí mismos, pero de hecho consideran que es imposible desarraigarla. Es muy equivocada la actitud de no pocos hombres de Iglesia que, de buena fe, pero víctimas probablemente de la escasa difusión de las experiencias terapéuticas, consideran que el mejor modo de ayudar a los homosexuales es enseñarles la resignación y la aceptación del sacrificio que supone su situación, en lugar de animarles y ayudarles a salir de ella, con paciencia y perseverancia.

Además de ignorancia, demuestran ingenuidad, ya que es dificilísimo, por no decir imposible, convivir con las propias tendencias homosexuales sin dejarse arrastrar por ellas. El camino de la curación de los homosexuales no pasa por la compasión y mucho menos por la aceptación de su situación como «normal».

Es impresionante y doloroso constatar cuántos médicos, terapeutas, sacerdotes, psicólogos ignoran el deseo de cambiar que tienen muchas personas con tendencias homosexuales. La afectividad desviada no es más que un aspecto de una personalidad inmadura. La terapia debe apuntar a enseñar al paciente a reconocer y combatir toda una gama de expresiones de ego-centrismo infantil, de temores, complejos de inferioridad, reacciones consolatorias, afectaciones y autocompasiones. En la esfera afectiva crecemos cuanto mayor es la confianza en nosotros mismos como hombres o como mujeres con plenitud y felicidad. Un psiquiatra holandés que militaba en el movimiento de emancipación homosexual cuenta la curación de una lesbiana gracias a un sacerdote dotado de buen sentido psicológico, que le dijo: «¡Si es que tú te has quedado en cuando eras una niña … !». Su proceso de cambio duró un tiempo, pero acabó reconociendo ante el psiquiatra que su problema había desaparecido «como una pierna amputada, que no vuelve».

Gerard J. M. van den Aardweg es un acreditado psicólogo holandés, catedrático desde hace más de treinta años, casado, padre de siete hijos, que ha dictado cursos en Estados Unidos, Canadá y Brasil. Autor de numerosos libros, ensayos y artículos sobre la homosexualidad, aborda en este artículo las causas y las posibles soluciones de una de la variantes de la homosexualidad.

Cortesía de:
http://www.bioeticaweb.com

De: Vivir en Familia
Gerard J. M. Van Den Aardweg

Fuente: http://www.aciprensa.com/Familia/homosex-cura.htm

CJ: dos cosas, bueno igual más o menos. Primero aquí ya se deja ver la falta de ideas, ya no se les ocurría nada con lo que continuar así que qué mejor que hacer un remix de todas las tonterías ya expuestas para que queden gravadas a fuego en la mente.

Segundo, lo que más asusta es lo de como se curo a esa lesbiana gracias a un sacerdote dotado de “buen sentido psicológico , guau, no se como tomarme esto, menudo uso de los eufemismos, me ha dejado con el culo torcido.

Y bueno, este señor psicólogo no quiero saber donde se sacó la carrera, si la pagó a golpe de talón o se la dieron en la tómbola  lo ignoro totalmente, pero decir tanta sarta de tonterías y encima creérselas tiene mérito mucho mérito así que un aplauso para él, se lo ha ganado.

Como reflexión personal para despedirme  decirles a estos señores que mira, si según ustedes mientras sea una desviada soy como una niña, pues que así sea hasta que me muera, porque oye prefiero ser como una niña que no un viejo amargado. Dejen ya inventarse terapias y tonterías saca cuartos que lo único que consiguen es acabar por destruir a las personas que dicen curar ¿no dijo Cristo aquello de amaos los unos a los otros? aplicarse el cuento y dejad a cada uno que sea libre de amar a quien le de la gana, coñe ya.

Anuncios

5 comentarios el ““¿Se puede curar la homosexualidad?” ¿en serio? y yo aquí con estos pelos

  1. Joelle dice:

    Me ha matado lo de educar por roles: “Para que no te salgan de la otra acera, pon a la niña a fregar cacharros y al niño a leer el Playboy”.

    • darkmina dice:

      Es que tienen unas cosas para morirse, me imagino que todavía habrá alguno que se cuando ve a una mujer leer se pone a gritar “¡BRUJA, BRUJA!” como un energúmeno.

  2. Joelle dice:

    Bueno, en realidad me ha matado el artículo entero, pero ese ha sido uno de los momentos más brillantes.

  3. Darkmina, Debo decirte que he disfrutado mucho tu manera amena, divertida y filosa de comentar el artículo más que el mismo (perdón) pero es que nunca he entendido cómo algunos insertan tanta idea retrógrada en tan pocas líneas. Lo bueno que para este tipo de escritos que brotan constantemente, también hay réplicas como la tuya, así que no demos tregua. Gracias por compartirlo. Un abrazo, Luis

  4. esdupri dice:

    Hola, a la luz de la biblia o el pensamiento de Dios la homosexualidad no es una ENFERMEDAD fisica que se pueda curar medicamente es una SUCIEDAD QUE SE DEBE LAVAR,LIMPIAR, y esto solo se puede hacer con la sangre de Cristo. en la iglesia en su inicio muchos de estos cristianos habian practicado no solo la homosexualidad y fueron LAVADOS,LIMPIADOS Y JUSTIFICADOS.6:9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,
    6:10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.
    6:11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s