A clase en dos ruedas. Primera parte


Como estoy sin un duro, no tengo ingresos y la vida (concretamente la gasolina) está a cojón de obispo, me he propuesto ir a mis clases de alemán en la EOI en bicicleta, de tal manera que me ahorro cuatro viajes que vienen a ser algo así como 15€ por semana, que quieras que no es un dinero.

La cosa es que vivo en un pueblo cerca de Ávila por lo que el paseo es un poco más largo que el que hacen mis compañeros, eso junto que hace tiempo que abandone la bici para pegarme la gran vida en frente del ordenador, hace que el reto desde mi punto de vista sea considerable, pero con todo en mi contra he sobrevivido a mi primer día y en este viaje ya he aprendido un par de cosas a tener en cuenta.

LaColilla-Ávila

En azul el camino marcado por Google Maps, en rojo el mío.

1) Los coches dan miedo, mucho miedo, sobre todo aquellos que van a la velocidad de la luz y te adelantan con el espacio justo.

2) Los caminos son bien, no hay casi coches por lo que puedes ir más relajado disfrutando del paisaje y, con las piedras, los baches, los charcos es todo como más divertido.

3) Andar por ciudad sin un carril bici es una mierda: si vas por la carretera los coches te miran mal y te odian, si te metes por la acera los peatones te miran mal y te odian, es un sin vivir.

4) Las rotondas son el mal definitivo, no había temido tanto por mi vida jamás, cuando entras en una no sabes si los coches te van a ver o si te van a respetar, es como una ruleta rusa y en Ávila son muchas ruletas las que hay que pasar.

5) El heavy anima y mucho, pero canciones como Mad World y The Sound of Silence, aportan una especie de sentimiento melancólico impagable en algunos momentos.

6) El peso que lleves a la espalda, por muy poco que sea, al cabo de unos kilómetros se multiplicará x10 y parecerá que estés cargando con un elefante.

7) Y lo más importante, todo lo que ahorro en gasolina lo gano en salud. He descubierto para mi sorpresa  que tengo una forma física mejor de lo esperado, solo 50 minutos en ir y otros 50 en volver con paradas para repostar y los metros finales a pie para recuperar, todo un éxito.

Si tenéis la oportunidad os recomiendo la experiencia, es la mejor idea que he tenido en mucho tiempo.

Anuncios

2 comentarios el “A clase en dos ruedas. Primera parte

  1. anonymous dice:

    50 para ir a Avila desde La Colilla? Suelo tardar 20 como muchísimo..

    • darkmina dice:

      Eso fueron los primeros días, ahora en una media hora estoy, pero claro cuando empecé hay que tener en cuenta que hacia años que no cogía la bici y mi forma física dejaba (y deja) mucho que desear, tanto que no creía ni siquiera que fuera a llegar a mi destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s