Crónica de un concierto: Alter Bridge + Halestorm. Sala La Riviera. Madrid. 15-11-2013


halestorm

Viernes, pasadas las 19 horas. No hacía mucho que habían abierto las puertas de acceso a la sala y para cuando llegamos la cola era kilométrica, vale igual exagero, pero me sorprendió mucho que para unos grupos a priori bastante desconocidos hubiera tanta gente dispuesta a pagar por verlos, porque para empezar yo misma fui de acompañante y de ambos grupos no había escuchado más de un par de temas.

Aclaro también que para mi este ha sido el primer concierto heavy de pro, quiero decir que he ido a muchos conciertos pero casi siempre en Ávila, con lo cual en el 90% de los casos son salas pequeñas de grupos locales o de las cercanías, y quitando algún festival que me ha dado la oportunidad de ver a grupos nacionales ya bien establecidos e incluso a alguno internacional nunca había ido (de cosa hecha) a la capital a ver un concierto, y quizás por eso mi sorpresa fue doble al ver a tanto personal haciendo una cola que se replegaba en si misma y no paraba de crecer.

Después de no mucho rato conseguimos entrar, tras, eso sí, un momento gracioso con el segurata. Yo que soy muy observadora me di cuenta de que antes de dejar pasar cacheaban a la gente, así que al enseñar mi entrada me dispuse para el cacheo al que por cierto el segurata iba a realizar hasta que se fijó bien, se paró en seco y me dejo pasar sin más porque “era una chica y no hacía falta”. Comprendo que no me cacheara por aquello que solo te puede cachear una mujer por lo del acoso y esas cosas, pero me hizo gracia porque bien podría haber metido droga por un tubo o una bomba ¿tan difícil es contratar a una segurata mujer o en su defecto realizar cacheos a todos, que total no es uno a fondo de esos que te bajan los pantalones?

Volviendo al tema, ya una vez dentro, debo decir que el sitio es bastante enorme, como queríamos disfrutar bien y somos un poco rebeldes descartamos la terracita y nos metimos en plena masa de gente, que por suerte no había tanta como vaticinaba la cola y estuvimos relativamente cerca, aunque nos tocó varias veces dejarnos el cuello para sortear a los gigantes que a veces se ponían delante (yo me consideraba alta hasta este día cuando me sentí como David el Gnomo ¿cuantos petit-suisses come la gente?).

halestorm

Ya situados y habiendo esperado una buena media hora de más (osea de retraso) salieron los teloneros Halestorm pisando fuerte. La verdad es que el público se volcó con estos chicos que han empezado en esto de la música hace nada como quien dice, pero que ya cuentan con un par de discos y una legión de seguidores que se hicieron de notar durante la hora que estuvieron en el escenario.

Sonaron temas como I Miss the Misery, Here’s To Us intercaladas con las múltiples muestras de agradecimiento de Lzzy Hale, así como sus cambios de guitarra y su perdida gradual de ropa (vale solo se quito se la chaqueta, pero el cambio de verla tapada a estar solo en sujetador es bastante notable). Pero aunque indudablemente ella es el principal reclamo de la banda (¿sabíais que la chica toca hasta el piano?), la otra mitad de su familia, su hermano Arejay en la batería es casi más llamativo en directo, no paró quieto ni un momento y no solo por el hecho de que la batería es un instrumento muy agresivo y expresivo (por decirlo de alguna forma) sino porque Arejay va un grado más allá, no me meto en la discusión de que sea un buen o mal músico pero espectáculo da: se marcó un solo participativo, se puso a tocar los platillos con los pies a base de saltos y no paró de lanzar las baquetas al cielo, un tío divertido como él solo al que cariñosamente apodé “el joven Thor”.

alter bridgeSerían las 21:00 cuando terminaron los de Pensilvania y salieron los pipas a preparar el camino a los cabeza de cartel Alter Bridge, en la media hora que tardaron (minuto arriba minuto abajo) hubo mucho movimiento de personal y es que se notó que muchos de los presentes fueron a ver principalmente a Halestorm, pero aun así muchos permanecieron en sus posiciones para ver bien Tremonti & cía. Desde la primera nota los presentes se desgañitaron cantando junto a ellos, pero cuando tocaron sus más famosos temas Ties That Bind y sobre todo Metalingus se desató la locura. Más de hora y media se pasaron tocando tanto temas de sus discos anteriores como alguno suelto del nuevo como Addicted to Pain e incluso Kennedy tocó un tema él solo junto con Lzzy, lo que fue el punto más calmado de la velada. Se fueron no sin antes marcarse un bis que alargó un rato más una actuación que nadie que terminara.

Para las 23 y algo estábamos fuera encontrándonos de nuevo con el frió de noviembre que ya se hace bien de notar incluso en Madrid. Personalmente me encantó la experiencia y tengo ganas de repetirla con un grupo de los que me gustan para poder disfrutarlo al 100%.

P.D: la otra cosa que me llevé fue que tanto me gustaron los Halestorm (se acerca más al tipo de música que me gusta, más que Alter Bridge) que ahora no paro de escucharlos, quizás ya pienso acudir a verlos en algún punto de su próxima gira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s