Ich habe Angst


Quedan 27 días y 12 horas (aproximadamente) para que abandone la calidez de mi hogar y vuele a mi nuevo destino en tierras germanas. Lo normal y lo que muestro de cara a otros cuando me preguntan acerca de ello es felicidad, felicidad porque veo que mi vida por fin se mueve, avanza, deja de estar estancada en un hoyo sin muchas salidas para abrirse a nuevas experiencias, nueva gente, nuevos lugares, en definitiva una nueva vida. Pero en mi fuero interno la cosa funciona de otra manera.

Hasta ahora veía lo de irme como algo lejano, algo que está en un futuro indefinido imposible de palpar o de alcanzar, como cuando eres pequeño y dices que vas a ser astronauta, un sueño que quieres creer pero que sabes que difícilmente alcanzarás, pues me pasa igual. Siempre he dicho que me iba pero en el fondo no me lo creía ni yo y sigo sin hacerlo, porque soy incapaz de pensar que las cosas me van a salir bien por una vez, me cuesta imaginar que por fin voy a vivir más allá de las cuatro paredes de mi habitación y que por fin voy a cumplir un sueño y eso, me aterroriza.

Estoy acojonada, y según avanzan los días y voy siendo más consciente de que esto es real lo estoy aun más, y es cuando mi cabeza decide hacer lo que mejor sabe, acobardarse y comenzar a planear una retirada. Y es que no sería la primera vez que tengo algo en las manos y salgo corriendo, así soy yo, no me gustan los cambios, me dan miedo, me aterrorizan, baso mi vida en una rutina elaborada y que nunca cambia, como dirían en mi casa soy sota-caballo-rey, y cuando eso cambia me molesta y por todos los medios intento que ese elemento discordante no vuelva a aparecer jamás.

Así que en esas estoy, en medio de una guerra interior que no sé muy bien cómo acabará, por una parte quiero irme, intentar vivir por mi misma fuera de mi casa y del ala de mis padres pero por otra casi que prefiero quedarme en mi zulo y no salir nunca, sabotearlo todo y quedarme en mi zona de confort donde sé manejarme, total ¿quién me dice que allá lejos las cosas me van a ir mejor que aquí? ¿no dice el dicho “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”?

Anuncios

2 comentarios el “Ich habe Angst

  1. Al final del libro, El buscón don Pablos, de Quevedo decide pasar a Indias tratando de mejorar su suerte.
    Pero él mismo don Pablos nos informa de que:
    “Y fueme peor, como v.m. verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres”
    Es decir, que el lugar no importa sino el cambio de vida .

  2. Miriack dice:

    Con 21 años me sentía igual que tú ahora ante mi inminente marcha a vivir al extranjero. Esos miedos son normales, tienes por delante algo desconocido, una nueva vida lejos de tu cotidianidad y no sabes qué te vas a encontrar. Cuando estés allí al principio te seguirás sintiendo así, deseando volver al calor de tu hogar, a tus cuatro paredes en las que, aunque sola, te sentías segura. Pero te digo que al pasar un tiempo no vas a querer volver para nada, ya verás. Al final va a ser una grata experiencia para ti de la que seguro que sales renovada. Ánimo y fuera miedos. A la vida hay que echarle un par de ovarios! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s