De Castilla a Deutschland: primeras impresiones


Ya han pasado unos días desde que llegué al país de Merkel y son muchas cosas las que me han sorprendido, téngase en cuenta de que todo lo que voy a exponer aquí viene de mi ardua experiencia de solo cinco días y dos familias diferentes, por lo que hasta observaciones futuribles puede que todo lo que diga tenga una escaso parecido con la realidad.

Para empezar el idioma es imposible, da igual que lleven estudiándolo 2 o 20 años (en mi caso 5 no consecutivos), con lo que sé me sirve pobremente para comunicarme, sé decir lo justo, menos mal que tengo buen odio y les entiendo casi todo lo entendible que puede hacerlo un oído humano que si no me moría, porque una cosa curiosa es que apenas nadie habla inglés, por lo que recomiendo que si tenéis suerte de dar con uno de estos unicornios inglésparlante os agarréis a él cual garrapata, porque será la persona que os pueda dar sustento y consuelo, por suerte, la gente es super amable y comprenden que mis dotes comunicativas son extremadamente limitadas e intentan poner mucho de su parte, si he sido capaz de hablar con una abuela alemana de las de pro y me he sabido hacer entender, ya puedo con todo.

En cuanto al tema de las costumbres es todo un mundo aparte:

  • Es casi imposible mantenerse delgado, todo lo cocinan con cantidades ingentes de mantequilla, que sí, ciertamente hace que las cosas sepan el doble de buenas pero también te sientes gordísimo y culpable cada vez que comes. Aparte, el hecho de que siempre haya comida disponible (por ejemplo durante charlas y eventos así siempre hay una mesa con comida y bebida) tampoco ayuda a mantenerse en forma.
  • La gente habla muy bajito y con calma lo que no significa que despacio, por lo que a veces no pillas ni papa pero transmiten mucha tranquilidad eso sí.
  • No entiendo su amor por los nórdicos (todavía no he sido capaz de dormir sin asarme o congelarme, creedme ambas opciones son posibles) o su odio jurado a las persianas. Quizás con el tiempo…
  • Tienen cosas muy propias de americanos como comprar cantidades industriales de bebidas, desde cocacolas marca Lidl (aquí triunfa) hasta el agua carbonatada de esa que sabe a rayos y que a pesar de su parecido a priori con la gaseosa en el sabor no tiene nada que ver.
  • Y aunque nosotros siempre hemos pensado que son muy fríos luego en realidad no es para nada así. Puede que la primera vez que conocen a alguien le den la mano pero a partir de ahí los abrazos al saludarse y al despedirse están a la orden del día.

Ya en otros aspectos se nota que ellos son del primer mundo y que nosotros estamos a años luz cuando paseando por Berlín te das cuenta de que no hay ni un triste papel en el suelo, o que aquí está muy mal visto no reciclar o que para combatir el hielo y la nieve echan gravilla en vez de sal (que está prohibida), lo que es una idea estupenda: no contamina y encima es reutilizable.

Por ultimo la televisión, caso aparte, puedes encontrar series actuales y otras tan clásicas como Siete en el paraíso pero todas con el punto en común de que tienen el peor doblaje de la historia, se nota que el alemán es difícil de narices porque son incapaces de hacer coincidir el movimiento de las bocas con las palabras, pero luego para otras cosas son increíbles, como por ejemplo puedes ver programas infantiles en los que se explican las noticias digamos de “adultos”, así el otro día me encontré como les explicaban a los críos los conflictos en Siria.

Para despedirme os dejo con una joya de la televisión alemana, Bern das Brot, un pan deprimido que protagonia unas friki aventuras que no duran más de diez minutos pero que repiten en bucle a partir de cierta hora durante toda la noche.

Seguiré informando.

Anuncios

2 comentarios el “De Castilla a Deutschland: primeras impresiones

  1. Miriack dice:

    Me alegra saber, por el tono de tu post, que todo te va bien por allí, a pesar de las dificultades del idioma. Al final te acabarás acostumbrando a todo y hasta con el idioma acabarás pillando mejor las cosas. En fin, que te siga yendo así de bien y sube fotos! 🙂

  2. Joelle dice:

    Sí que te has ido lejos, Darkmina. Supongo que a currar, espero que te vaya muy bien.

    Yo tuve una compañera Erasmus alemana que era un estereotipo andante. Super responsable y recta, hasta vestía como una señora de 50 años. Luego tenía otras amigas alemanas que eran muy parecidas a nosotras las cabezahuecas españolas.

    Por cierto, viví con ella 9 meses y no aprendí más que palabras sueltas en alemán xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s