De Castilla a Deutschland: alemanes, esas diferencias que les hacen ser ellos (parte II)


A diferencia de otras veces en estos días no me ha pasado nada reseñable, o al menos no tengo una historia que contar, simplemente ha pasado un tiempo de mi ultima recopilación de particularidades alemanas y me apetecía añadir unas cuantas más a la lista esta vez con más fotos.

– Si sois amantes del café por amor de dios no pidáis café negro solo, porque lo que os estarán ofreciendo es agua embarronada. Tampoco sirve echarle leche porque como os pase lo que a mí y os den desnatada es añadirle a la mezcla agua con polvos y os aseguro que al resultado ni todo el azúcar del mundo puede hacerle bebible.

– Para entablar conversación con la gente oriunda no hace falta ser un cultureta, ni haber leído el periódico ni siquiera saber casi nada de nada, basta con mirar al cielo. El tema estrella de las conversaciones es el tiempo, se pueden tirar horas y horas hablando del tiempo que hace, del que hace en tu país, de porqué les encanta el sol (y por descontado a ti también debería gustarte) y de los grados que hace, han hecho y van a hacer durante todo el día o semana. Hasta los niños pequeños de cuatro años te hablarán de ello como si fuera algo tela de interesante.

– Lo de que los alemanes en si que sale el sol se plantan cuan lagartos es un hecho, ya sea en uno de los numerosos jardines de Berlin como en el patio de casa, se plantan como si fueran a hacer la fotosíntesis sin protección solar ni leches, los hay incluso que ni siquiera llevan una triste gorra o gafa de sol, puros kamikazes. Ahora eso si, ni uno se quema ni se pone moreno, mantienen el blanco nuclear de alguna extraña manera que todavía no comprendo.

– Las ambulancias no hacen niiii-noooo niiiiii-noooo sino tatuuuuu-tataaaaaa.

Bode-Museum: verdadero museo de los horrores. Oficialmente allí se exponen esculturas de diferentes épocas (egipcia, bizantina, cristiana…) pero en realidad guarda en su interior una colección de obras grotescas que no cabían (ni querían) en ningún otro sitio.

yisusito

¡¡¡Yisusito de mi vida!!!

Virgen María

Suspicius

No tengo pito

Pobre, no tiene pito

Flohmarkt: ya sabéis lo fan que soy de estos sitios y no es para menos, da igual las veces que vayas siempre encuentras algo fuera de lugar.

Putin

¡Las Putin cartas están aquí! ya puedes jugar a la guerra con tus amigos de alguna manera con esta baraja.

Harry el alemán

A Harry el alemán no le ha sentado nada bien

Hombre-caballo

En Mauerpark cualquier cosa es posible

Pito

Cuando ves algo así, sabes que has tenido suficiente mercadillo para un día

Plus:

¿ropa?

Esto de la moda se les está yendo de las manos

los 70

Las tiendas de segunda mano son un mundo por explorar

Boy Scouts

Siempre puedes usar una de estas para tu boda, para trapos o algo

cabras alemán

Así balan las cabras en alemán

perro tren

Los perros pueden ir tranquilamente en el metro-tren

bici tren

Incluso las bicis tienen más derecho en ir en metro-tren que tú

 

Extra: a lo niños alemanes les encanta Heidi (dicho /jaidi/), la coña viene cuando escuchas el bochornoso doblaje y la horrenda banda sonora que le han añadido, incluso se han atrevido a cambiar el ending japonés que molaba un montón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s