De Castilla a Deutschland: eine neue Aschenputtel

Aquí en Alemania no voy solo a trabajar y a ir de picos pardos por Berlin, también voy a una Volkosschule (traducción = Escuela Popular) para aprender/mejorar mi alemán. Estas últimas semanas se nos ocurrió que podríamos trabajar con cuentos clásicos, para variar un poco y hacer las clases del viernes algo más amenas, que ya bastante putada es tener que ir un viernes por la tarde tres horas como para que encima te den una chapa sobre gramática. Nuestro primer cuento popular ha sido el de La Cenicienta y después de leer la historia y demás, la profesora nos mandó a cada uno reescribir la historia adaptándola a nuestros días, versión totalmente libre, y aunque la mía no es nada del otro mundo la dejo como curiosidad.

AVISO: es muy corta, puede que no sea muy profunda y hasta se me puede haber colado alguna que otra falta aunque está corregida, pero es lo que hay, mi alemán todavía no da para más.

Es war einmal eine junge Frau die Aschenputtel hieβ. Ihr Vater hatte eine wichtige Firma, deswegen hatte er viel Geld. Sie waren sehr glücklich bis Aschenputtel Mutter starb.

Zwei Jahren spatter, hat der Vater eine andere Fraugeheiratet. Die neue Frau ist die Tochter von einem ruinierten Herzog und hat zwei ungezogene Kinder. Sie hassen Aschenputtel weil sie alles Geld von der Vater haben wollen.

Das Problem für Aschenputtel ist, dass ihr Vater nie zu Hause ist, und die neue Familie  ihr kein soziales Leben erlaubt: Aschenputtel darf keine Freunde haben oder sie darf nicht ins Kino gehen. Sie muss immer von der Universität nach Hause gehen.

Eines Tages , erhält sie einen Brief vom Freund ihres Vaters. Der nicht will dass seine eigene Tochter so viel alleine ist und plant deshalb für beide Mädchen eine Party. Aschenputtel will zu der Party gehen, aber ihre Brüder sagen ihr dass sich eine Frau nicht in eine andere verlieben Frau darf.

In der Nacht, gehen die Brüder zu der Party, unterdessen bleibt das arme Aschenputtel zu Hause. Als sie nicht mehr weinen kann, ruft eine Freundin sie an, sie kann Aschenputtel mit zu der Party bringen, aber sie sollen früh Mitternacht züruckkommen.

Auf der Party, tanz Aschenputtel viel und sie kann lern die Gastgeberin Julia kennen. Est ist liebe auf dem ersten Blick. Aber prötzlich ist es 12 Uhr und Aschenputtel geht sehr schnell nach Hause verlist unterwegs ihrem Ring.

Julia liebt sie so sehr dass sie Aschenputtel überall sucht. Endlich, finde sie Aschenputtel auf Facebook, und sofort geht sie zu Aschenputtels Hause.

Die Brüder denken dass Julia ihretwegen gekommen ist und freuen sich auf ein gutes Leben mit ihr, aber Julia der Ring ziegt, sind die Brüder sehr traurig. Sie wissen dass dieser Ring von Aschenputtel gehort, aber sie sagen es Julia nicht.

Als Julia gerade gehen will sieht sie Aschenputtel. Julia küsst sie und zusammen fahren sie mit Julias Harley in ein freundes Land sie dort ein gutes Leben weit weg Aschenputtels Familie und den Menschen die sie so sehr hassen. Und wenn sie nicht gestorben sind, dann leben sir noch heute.

 

Entendiendo mal los conceptos

Según el diccionario de la RAE:

tolerancia.

(Dellat.tolerantĭa).

1. f. Acción y efecto de tolerar.

2. f. Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.

En las últimas semanas vengo teniendo conversaciones muy interesantes sobre el respeto y la tolerancia referidos principalmente a mi orientación sexual, y ha conseguido que me replantee que igual la equivocada sea yo y que el resto tiene razón, que lo que entiendo por tolerancia poco tiene que ver con lo que el resto del mundo considera que es.

Para poneros en situación, un amigo me ha llegado a decir que  “España es un país muy tolerante con los gais y las lesbianas, tanto que ahora está de moda y salen de debajo de las piedras”  quizás con estas palabras pero sí con unas muy similares que incluso sonaban peor. Puede que sea cierto que en términos generales nuestro país gracias a dios no es Rusia o Uganda, no nos apalean (al menos no llegando a tales extremos) y nos podemos inclusive casar siendo uno de los pocos países que tenemos ese derecho conquistado. Pero mirando la letra chica, si de verdad somos tan tolerantes ¿por qué yo siento como que tengo que medir mis palabras, andar con cuidado por donde piso para hacer visible mi orientación sin tener miedo al rechazo o peor, a burlas e insultos? me da que igual no somos tan tolerantes como queremos hacer ver.

Quizás no todos seamos iguales y no es justo meternos en la misma saca, pero por ejemplo, en la misma conversación se habló de la relación entre dos hombres y la cara de mi compañero cambió, si hablábamos de dos chicas juntas no había problema, pero que dos hombres fueran pareja ya no lo veía con tan buenos ojos ¿por qué una cosa si y otra no? es amor de ambas maneras, pero claro, con el matiz de que gracias al porno que dos chicas estén juntas es sexy y además la fantasía  hasta ahora ninguno me lo ha negado de todo hombre.

Por cosas así es por lo que no entiendo al género masculino, me ha pasado además que he conocido chicos majísimos que cuando les digo que juego en el otro equipo lo aceptan estupendamente, pero al poco tiempo parece que se les olvida y me sueltan lo de es que no has conocido al chico adecuado, que por supuesto siempre son ellos y que seguro que cuando haya confianza me acabas pidiendo acostarte conmigo, aunque sea solo por probar, y yo me quedo con cara de póquer queriendo partirles la cara en plan no has o no has querido oír nada de lo que te he dicho. Vamos a ver, no es por hacerte un feo, pero no eres mi tipo, yo no he ELEGIDO (así en mayúsculas para que quede claro) ser así, pero lo soy y no quiero nada contigo que no sea ser tu amiga, no quiero meterme en tu cama, no quiero que me cures y me descubras el maravilloso mundo de estar con un nombre, ni lo quiero, ni lo deseo, ni nada, así que si no puedes aceptar lo que soy sin intentar ligar, palmadita en la espalda y buenas noches.

Y ya para ir terminando este sermón quería enlazar con lo de que no es una opción, me lo he planteado muchas veces y  pienso que si pudiera igual no elegiría ser así ¿para qué? ¿para aguantar a gente así? ¿para no poder vivir en la mitad del mundo porque me matarían si lo averiguaran? ¿para correr el riesgo de ser rechazada por mi familia? ¿por qué elegiría esto entonces, decidme, por qué? con toda esta tolerancia y respeto que se respira se le quitan a uno las ganas, por eso cuando me dicen que esta de moda digo ¿el qué y quién? porque los que de verdad lo son lamentablemente no lo cantamos tan alegremente y de hacerlo es tras muchos llantos y luchas, porque no merece sufrir (en ocasiones) tanto por una simple “moda”.

¿Sabéis una cosa?

Soy lesbiana, ale ya lo he dicho. Hoy 28 de junio día del Orgullo LGBT (qué no solo gay cuidado), conmemoración de los disturbios de Stonewall y de como supusieron el comienzo de una revolución para que nosotros los invertidos dejáramos de ser ciudadanos de tercera, para que se reconocieran no solo nuestros derechos sino que no estábamos enfermos y que somos como el resto solo que con gustos diferentes, una lucha que todavía esta presente porque falta mucho por conseguir. Pues un día como hoy se me ha ocurrido echar la vista atrás y darme cuenta de lo que ha cambiado mi vida desde que un día me mirara al espejo y me dijera a mi misma “me gustan las chicas y no hay anda malo en ello”.

Desde siempre había sido una chica diferente a las que me rodeaban, me gustaba jugar con los chicos a deportes (toma topicazo pero es verdad), prefería Oliver y Benji y Bola de Dragón antes que Las tres mellizas, odiaba ir en faldas e incluso decía que cuando me casara lo haría en pantalones y deportivas, todo esto en un diminuto pueblo de Castilla La Vieja donde aceptaban a regañadientes mis particularidades con un “ya crecerá y se le pasará”.

Fue en la adolescencia que todo mi círculo de amigas empezó a ver con otros ojos a los chicos cuando me di cuanta de que yo no era igual, a mi los chicos seguían siendo lo que habían sido para  mí hasta entonces: compañeros, amigos pero nunca los vi con otros ojos. Al principio lo achaque a una edad del pavo tardía, pero cuando a los 16-17 y seguía igual ya me empezó a mosquear la cosa.

En el bachillerato fue cuando tuve mi primer cuelgue y mira tú por donde que fue de una chica, no ocurrió nada más, yo se lo conté y ella me dijo que lo sentía pero era hetero (toma otro tópico) pero la cosa fue bien y aun ahora seguimos siendo amigas. Al principio este acontecimiento me lo tomé como algo aislado pero al final de muchos lloros, reflexiones y mucho mucho tiempo me di cuenta que lo mio eran las chicas, y con un poco más de tiempo conseguí asimilarlo, lo que considero un primer paso para mi felicidad y libertad que vendría seguidos de muchos más. Como cuando se lo comenté a mi mejor amiga y posteriormente al resto de mi grupo, lo hice con miedo y mucho nerviosismo, creía que el mundo se acabaría en ese momento pero por suerte se lo tomaron estupendamente y desde el principio me apoyaron, e incluso ahora intentan que dé el salto y me quite mi vergüenza característica para ligar.

Gracias a eso he podido vivir mucho más feliz al no guardar ese secreto que me estaba matando, el tener que disimular y fingir que ese chico tan mono me interesaba cuando en verdad me fijaba en la morena que estaba a su lado. Lo mismo me pasó con algunos miembros de mi familia que lo saben y lo han asimilado, hablamos tranquilamente del tema y hasta me hacen bromas al respecto.

Tristemente no todo me fue tan rodado, mi padre ese hombre al que le confiaba hasta la vida, que siempre había defendido que prefería que su hija fuera lesbiana para que ningún hombre la dejara embaraza (yo nací cuando mis padres tenían 20) no se lo tomó tan bien cuando resulto que sus palabras se volvieron una realidad, desde ese momento en el que se lo dije no ha vuelto a tocar el tema y de sacar a la palestra que ya estoy en una edad de merecer lo hace para ver si ya he encontrado a mi príncipe azul que si no él me ayuda, hasta ha pasado a recurrir a bromas homófobas imagino que para ¿persuadirme? ¿molestarme? o igual solo de manera inconsciente ya que igual no está preparado para asumirlo, esa la gran lucha que me espera  y que aun no me atrevo a librar: salir del armario en mi familia, aunque sé que antes o después tendrá que tener lugar pues no puedo vivir siempre una doble vida ni me quiero alejar de mi familia.

Y en resumidas cuentas esa es mi historia, es una más de tantas como personas como yo que viven en un mundo en el que ser LGBT empieza a ser aceptado pero, como digo aun quedan muchas batallas que librar tanto personales como dentro de la sociedad, para que luego me vengan (que lo han hecho) y me suelten que ser homosexual es una moda o porqué lo tenemos que ir gritando a los cuatro vientos… encima de todo lo que ya tenemos, lo que nos toca aguantar.

¿Por qué ni un solo beso?

Me acabo de terminar la nueva serie de Doctor Who, ya sabéis la que va desde Eccleston hasta Smith pasando por Tennant y aparte de que me ha encantado y me parece una serie bastante redonda, hay algunos personajes que me han enamorado. Pero hoy no voy a hablar del Doctor o de Rose o de Amy (Amy I love you) sino de Madame Vastra y Jenny.

Desde casi el principio de la serie no han tenido objeción en introducir personajes LGBT, vasta con recordar a la pareja de mujeres del episodios Atasco (3×03) o el guiño del agente Canton Everett Delaware III en el episodio The Wedding of River Song  (6×13) o qué decir del Capitán pansexual Jack Harkness que junto con la pareja de Vastra y Jenny han dejado una huella más duradera.

Y es justo sobre esta pareja de la que quería hablar, dejando a un lado el hecho de que se merecen una serie aparte para ellas junto con Strax (que es el Boss) se me hace curiosa la manera en que nos muestran su relación y quiero reflexionar un poco sobre ello, eso sí, atentos a partir de aquí si no habéis visto la serie que igual hay algún que otro spoiler.

Nos las presentan por primera vez en la sexta temporada (A Good Man Goes To War 6×07) de una manera un tanto extraña, en la que Jenny parece más la chacha de Vastra que su pareja, tienen algún que otro momento cercano que nos deja vislumbrar que ahí pasa algo pero poca cosa.

No es hasta el mini-episodio Demons Run (2 days later) continuación de ese episodio que nos sacan de dudas y vemos que sí, efectivamente son algo más que amigas, pero solo porque lo dicen no porque haya una verdadera muestra de ello quitando un par de miradas cómplices.

Y eso es justo lo que me saca de mis casillas ¿por qué el resto de parejas si demuestran su amor con besos y otras muestras de afecto pero Jenny y Vastra no? si se atreven a meter una pareja homosexual de manera tan normalizada ¿por qué no mostrarla tal y como es en todas sus facetas, por qué mostrarlas de una manera tan asexuada? nos repiten una y otra vez que son pareja y que se quieren mucho pero eso es solo palabrería ¿dónde están los hechos que lo corroboren?

Incluso en el último episodio de la séptima temporada (El Nombre del Doctor 7×14)por gajes del oficio Jenny muere hasta es dos ocasiones y Vastra permanece fría como un tempano, muy lejos de lo que se podría esperar. La primera vez ni siquiera hacía caso a su mujer cuando esta estaba en las últimas (la tienen que dar un bofetón para que haga algo), luego si que se muestra algo afectada pero un par de frases y arreando que es gerundio, para la segunda ya lo menciona como a quien se le gasta la pila del reloj ¿es porque Vastra es una silurian de sangre fría y por ello sus sentimientos están como acartonados? me podría valer como explicación, una no muy buena  ya que de ser así tampoco se habría enamorado para empezar y no habría conquistado a Jenny. Tampoco me convence la excusa de que sea así porque viven en la época victoriana y las relaciones por aquel entonces se llevaban de otra forma, esa teoría hace aguas por todos lados pues son cuasi viajeras en el tiempo, y sus mentes están un paso más allá de las convicciones de la época.

Solo espero que si en la octava temporada deciden seguir contando con ellas como personajes recurrentes además de darles la importancia que verdaderamente tienen (a veces sus apariciones son meros cameos de tres frases), por fin veamos aunque sea solamente un abrazo o un triste beso entre ellas que tampoco es mucho pedir.

“A Elisa le gusta Chiara” o el resurgir de las novelas por fascículos

Todo aquel que me conoce aunque solo sea un poquito sabe que me encanta leer fanfics, es un hecho, un 70% de lo que leo está escrito por gente que sin ánimo de lucro escribe por amor al arte, pero he de aclarar que dentro de este gran mundo soy fan de aquellos con temática lesbia ¿por qué? aparte de que me encanta es porque por una vez tengo acceso a ese tipo de lectura, pues no es un secreto que las novelas con amor entre mujeres son escasas y poder llegar a ellas a veces es casi imposible.

Así que siendo yo así, la fortuna por una vez me ha sonreido y ha hecho que mediante su fiel servidor Twitter y casi por casualidad, diera con la novela A Elisa le gusta Chiara y como su título ya prometía mucho leí y leí, tanto que en nada me había había devorado los 12 episodios que por ahora han publicado sus autoras Victoria y Clara Pérez Escrivá. Y es que no es solo su argumento (fácilmente adivinable) sino su manera de escribir cercana y fresca, con elementos sacados de la vida real de esos que puedes vivir tú mismo, y unos personajes que poco a poco van tomando forma y en los que muchas nos vemos identificadas, todo esto hace que desde el prólogo no puedas dejar de leer, pero claro la obra no está terminada y la curiosidad manda, es lo que tienen las obras por fascículos, la parte buena es que cada jueves añaden un episodio más y alimentan nuestro interés por conocer la historia de estas dos jovencitas ¿qué donde podéis leerla? pues en su blog por supuesto: http://elisachiara.blogspot.com.es/ y sí además sois un poco despiestadas como yo y queréis estar al tanto de las publicaciones podéis seguirlas en twitter (@elisaLchiara). 

Así que ya sabéis, si os gusta este tipo de lectura no dejéis de leerla,no os arrepentiréis promesa.

 

Noticia Jocosa: “Los gays son el mal y bla bla bla”

Hacía ya mucho tiempo que no analizaba a mi manera una  noticia, pero esta se ha ganado a pulso aparecer en esta sección, llevaba tiempo sin reírme tanto y todo se lo debo de agradecer a este señor que tan generosamente se ha ofrecido a soltar tonterías en público.

Noticia vista en: Universogay.com

Un evangelista norteamericano ha defendido que “los gays buscan la persecución de los cristianos”

El predicador evangelista Scott Lively ha defendido en un artículo publicado por la prensa estadounidense que los activistas LGTB buscan la “persecución de los cristianos” en Estados Unidos.

CJ: así para empezar el tío no se anda por las ramas y suelta una barbaridad como un templo de grande, ¿qué los homosexuales buscamos qué? ¿mande? se equivoca, los únicos intolerantes en este juego son ustedes (siempre hay que hablar con educación) que no respetan a nada ni nadie que vaya en contra de sus ideas un tanto fascistas (dicho pronto y mal) que cada día van perdiendo más peso. El resto de mortales y concretamente el colectivo al que se refiere, solo pide que se reconozcan sus derechos como al resto, nada más, dudo que nadie emprenda una cruzada anti-cristiana, mas que nada porque ustedes solitos se están encargando de destrozar el chiringuito que tienen montado con comentarios así.

Lively ha condenado enérgicamente el reconocimiento de los derechos humanos de la diversidad sexual en el país norteamericano, alegando que reconocer los derechos de la comunidad LGTB conlleva “la muerte de los derechos humanos”.

CJ: Y vuelta la burra al río  ¿pero qué me esta contando? ¿muerte de los derechos humanos? no sabía yo que reconocer un derecho suponía directamente la muerte y anulación del resto, anonadada me deja.

El predicador evangelista ha manifestado que “los comunistas han secuestrado los derechos humanos en las últimas décadas para impulsar sus equivocados intereses“.

CJ: ¡Voto a Bríos! ¡vienen los comunistas nazis! pedazo de argumento. Me encanta como los sectores de la extrema derecha americana cuando hacen referencia a leyes y mejoras destinadas al pueblo lo ven como comunismo, a tope tíos,  así vais a ir bien por la vida, si señor.

El derecho a la sodomía que exigen en realidad socava los verdaderos derechos humanos“, ha defendido Lively, alegando que el progreso de los derechos de la diversidad sexual está poniendo en peligro la “libertad religiosa”.

CJ: Claro que sí, tiene toda la razón , que yo me acueste o ame a quien yo quiera sin mirar el sexo le impide a usted ir a misa los domingos (por ejemplo) o eso son las fiestuquis del sábado y la resaca ¿?

El predicador evangelista ha manifestado que los activistas LGTB quieren “hacer daño a la religión”, alegando que quieren “aplastar la libertad religiosa con sus tacones de color rosa”.

CJ: Ante todo elegantes, no nos vayan a confundir con ustedes y sus chaquetas de pana y zapatos refregados de betún.

Lively ha defendido la Constitución de Estados Unidos, la cual establece el matrimonio como la unión exclusiva entre un hombre y una mujer, alegando que es “la máxima barrera en contra de la agenda homosexual”.

CJ: porque ya se sabe, la constitución es inamovible, aunque los tiempos cambien hay que regirse por lo que ella dicta, total miradlos a ellos (los cristianos) 2000 años o más y siguen tirando de La Biblia aunque esta más que desfasada.

P.D: las opiniones vertidas aquí  osea la mía  es precisamente eso mi opinión, no pretendo burlarme de nadie ni de su religión, solamente hacer ver lo ridículos que son ciertos comentarios de algunos individuos que sintiéndose arropados por una creencia, bandera o lo que sea, se creen dueños de la verdad absoluta.

And the Oscar goes to…

Puede que no lo parezca pero aunque sea una orgullosa lesbiana no todo el mundo sabe de esa parte de mi vida, quizá aquí en Internet aprovechando un poco ese “relativo” anonimato que proporciona la red tiendo a compartir todos aquellos pensamientos que en la vida real en más de una ocasión me guardaría bien para mis adentros.

Y no, para nada me avergüenzo de mi condición  faltaría más, pero si en el día a día llevo más de una vida es por el puñetero miedo, un miedo que me impide confiar, un miedo que esta detrás de la oreja repitiendo una cantinela de “y si” “y si dices que te gustan las chicas y deja de hablarte” ” y si te toma por una enferma degenerada” “y si te hace el vacío”  “y si” “y si”  condenado “y si”.

Por suerte no con todo el mundo es así, con mi grupo de amigas y algunos miembros de mi familia puedo ser libre como el viento y expresarme sin restricción alguna y debo reconocer que es la gloria, es una de las mejores cosas que habré hecho en toda mi vida, cuando salí del armario en esos momentos todo el mundo me apoyó y me siguieron queriendo como hasta ese momento y habría seguido compartiéndolo si no hubiera tenido una mala experiencia al contárselo a mi padre, ese hombre al que le confiaba todo, el que era mi apoyo dentro de mi casa hasta que no se tomó como cabria de esperar la buena nueva y eso me hundió, desde entonces me reservo mucho y no sabéis lo que cuesta.

Cuesta llevar varias vidas paralelas, una con los compañeros de Cruz Roja, otra con los de la universidad, otra con la familia siempre escondiendo esa faceta de tu vida que quieras que no es tan importante como cualquier otra, lo que te lleva a dos cosas: 1) a volverte totalmente idiota, muchos días acabo desesperada porque es horrible el andar siempre haciendo malabarismos cuando preguntan por amoríos y novietes que nunca llegan (ni llegarán) 2)te vuelves como dijo Sir Ian Mckellen (“We spent so long pretending to be straight, to be someone else, that eventually we became very good a t it”) en un actorazo de categoría, aprendes a mentir y a fingir con una naturalidad pasmosa, a veces me sorprendo a mi mima de la facilidad con la que manejo ciertas situaciones, inventando historias y lo odio.

Odio no tener narices para mostrarme tal cual soy porque una cosa es que no lo grite a los cuatro vientos, pero otra es que las personas cercanas o que quieran entrar en tu vida no te conozcan, así es imposible establecer relaciones duraderas porque estas se basan en la confianza y si mientes y escondes la confianza no tiene lugar.

¿Qué es culpa mía? evidentemente, esto solo tiene dos finales: o termino como una auténtica cencerrea  con una depresión de caballo o le hecho huevos y salgo del armario por todo lo grande, veremos que pasa.