Reseña anime: Senran kagura

Senran-KaguraBasada en un videojuego de la Nintendo 3DS, Senran Kagura es otra serie más sobre mozas bien dotadas y ligeras de ropa que se dedican a darse guantazos para disfrute del espectador, pero que conste que lo digo en el mejor sentido.

La trama se centra en el enfrentamiento entre dos escuelas shinobi, por un lado la facción de la luz y por otro la facción de la oscuridad, y entre medias de tanto alboroto están las historias personales y las relaciones entre las chicas de ambas facciones y de algunos profesores, siendo este último punto lo que da el toque más épico y “profundo” al hilo principal.

senran_kagura

Es una serie bastante ligera, no solo por su duración (12 episodios) sino porque como ya he dicho la trama es muy simple y normalita, nada que no se hubiera visto antes, además en vez de profundizar en serio en las raíces y motivaciones de al menos los personajes centrales, prefiere mostrar sus pechCUALIDADES de lucha, así es normal que veamos pelear a estas chicas varias veces por episodio quedándose en cueros al final de los mismos, y es que el fanservice en uno de sus pilares, no solo porque las guerreras estén en bragas la mitad del tiempo, sino porque la mitad restante están como dios las trajo al mundo aunque cubriendo pertinentemente y de manera muy sutil sus partes privadas.

Aunque parezca mentira tanto destape no llega a cansar o a menos en mi caso no me ha resultado tan molesto o gratuito como en otras ocasiones (por ejemplo en Stricke Witches), siendo sinceros me ha fastidiado más el puñetero moe, que no estando en grandes cantidades todavía deja su tufo, aunque peor aun son los personajes centrales aka facción de la luz, me repatea sobre todo Asuka, típica niña buena corazón de oro que todo lo arregla que no tiene gracia por ningún lado, le persigue la maldición de protagonista eclipsada por el resto de personajes, de hecho yo acabé amando más a las antagonistas, son muchísimo más interesantes que las niñitas buenas, pero como el bien es lo que manda…

puntuacionPor si preguntáis la respuesta es si, tiene algo de yuri, o al menos mi mente calenturienta así lo ha interpretado, aunque no hace falta ser muy agudo para ver como hay algo entre Hibari y Yagyuu, me refiero a algo más profundo que amistad,  e incluso esta Katsuragi deja entrever algo con esa afición de sobar tetas y levantar faldas, no estaría mal encontrar algún fanfic o doujin sobre ellas o alguna otra.

Como conclusión:  si no queréis algo que os hagas estrujaros la sesera, solo muchas risas y disfrutar de peleas y niñas monas esta es vuestra serie. Con todo y por muy simplona que sea, a mi me ha gustado y no diría que no a una segunda temporada que si se centra o en el pasado de la profesora o en la facción oscura.

Mahō Shōjo Madoka Magika (Puella Magi Madoka Magica)

Os voy a ser sincera, hacia tiempo que nos disfrutaba tanto con un anime como lo he hecho con Madoka Magica (como también se la conoce), si bien es cierto tenia mis dudas a la hora de darle una oportunidad (demasiados halagos y buenas criticas a veces no se corresponden con la realidad) esta vez reconozco que todo ello estaba más que justificado.

A primera vista parece el típico anime de chicas mágicas rollo DoReMi o cualquier otro que se os ocurra dentro de este subgénero  pero desde el minuto uno te quita todos esos prejuicios de golpe, Madoka Magica efectivamente trata sobre chicas mágicas, pero para nada cumple lo que ello conlleva.

No hay alegría  ni canciones bonitas ni personajes siempre felices como regalices, no hay nada de eso, estamos ante un drama de proporciones bíblicas  que profundiza mucho en los sentimientos y en la emociones humanas, en los sueños y en qué estamos dispuestos a hacer por cumplirlos y sobre todo si merece la pena pagar por ello.

El ambiente esta impregnado de tristeza, solo hay que fijarse en los tonos utilizados, nada de colores chillones o llamativos, abundan las tonalidades apagadas y oscuras que reflejan muy bien el espíritu de la historia, únicamente los escenarios de las brujas (las malas del cuento) son coloridos y aun así debido también al empleo de texturas (alucinante el efecto de contraste con la animación) no aportan calidez que digamos.

Todo esta cuidado hasta el último detalle y la banda sonora no iba a ser menos, es espectacular, no hay otra forma de describirla.

Si no he comentado nada de la historia es porque aunque bien es cierto que es increíble es mejor que la descubráis por vosotros mismos, es muy difícil hablar de ella sin soltar spoilers a mansalva y como mi intención es animaros a verla no tendría por lo tanto ningún sentido hacer eso.

Me ha parecido una obra magnífica, pero no le doy la máxima puntuación por un detalle nimio pero que se me ha quedado como una espina clavada, y es que me hubiera gustado ver más desarrollada la amistad entre dos personajes que no voy a decir cuales para no fastidiaros la sorpresa, habría sido la guinda del pastel.

Advertencia eso sí para los de lágrima fácil como aquí la amiga, si os dejáis envolver por la historia vais a pasaros llorando más de la mitad de los episodios, pero como se suele decir sarna con gusto no pica.

Sensei No Ojikan: Doki Doki School Hours

Después de hacer un parón bastante largo (por cierto) de ver animes, de retomado esta sana afición con una comedia ligera, Doki Doki School Rumble.

La serie nos acerca a una clase de instituto donde los alumnos que la forman son algo peculiares: esta la profesora con aspecto de niña de primaria, el atleta cabeza hueca, el chico gay y soñador, la inteligente delegada que pierde los papeles por su cantante favorito, la chica vaga aficionada a las marcas, el otaku, el que parece un abuelo, la amante de las películas de terror, la chica enamorada de la profesora y el enamorado de sí mismo, vamos una macedonia bien completita.

Aparte del hecho de girar entorno a los mismos personajes no hay una gran continuidad en lo que a historia se refiere, recuerda un poco a Lucky Star en este aspecto, cada capítulo se relaciona con un evento y en torno a él se suceden las situaciones cómicas y divertidas, punto.

Cada uno de los protagonistas aporta su granito de arena a la hora de los gags, pero si me tengo que quedar con alguno elijo al trío formado por Kudo, Seki y Kitagawa, son la crème de la crème, sabes que cuando es su turno te vas a reir sí o sí.

En resumen, es de esos animes que en los días en los que no te apetece nada te sacan una sonrisa y no te exige que te estrujes la cabeza, lo que viene siendo una comedia ligera.

Canaan.

María es una fotógrafa japonesa enviada a Shangai para cubrir la cumbre mundial anti-terrorista. Unos días antes de que se celebre se encentra en medio de un tiroteo, menos mal que una vieja amiga acude a su rescate, Canaan.

Así da comienzo Canaan, un anime de los cortos (13 episodios) pero intenso.

El argumento nos mete de lleno en conspiraciones del gobierno, terrorismo, virus como armas militares, viejos rencores… una mezlca explosiva que se desarrolla a un ritmo increíble, desde el primer capítulo la acción es brutal y no da tregua al aburrimiento en ningún momento.

La elaboración de los personajes es uno de sus puntos fuertes, a diferencia de otros animes que se enredan en presentar a cincuenta mil personajes y luego no terminan de perfilar ninguno, en Canaan, solo aparece un número muy reducido y por ello, se permiten el lujo  de retratarlos al detalle, siempre  un poco más a los principales (en este caso Canaan y María) aunque  los demás no se quedan lejos.

Se puede considerar que posee elementos yuri a muy baja escala. Es evidente que la relacion entre María y Canaan es algo más que amistad, pero no pasa de algún que otro abrazo. También cabe mencionar la enfermiza obsesion de Liang por Alphard, toda una locura.

Breve serie, de esas que cuando terminas dejan un buen regusto, aunque claro, inevitablemente y como suele pasar en estos casos deja esa esperanza de que algún día decidan retomarla y saquen una segunda temporada

Claymore

En un mundo y tiempo diferentes, humanos y demonios, los llamados Yoma, conviven para nada de manera armoniosa. Para los Yoma los humanos son su sustento y nadie es capaz de matarlos, nadie salvo las Claymore, unas guerreras semi-humanas semi-yoma, creadas por una organización para proteger a los humanos de estos demonios que los atemorizan. A una de estas guerreras, Clare, le cambiará la vida cuando un joven humano decide acompañarle en su camino hacia la venganza…

No puedo negar que Claymore es una de las mejores series que he visto en mucho tiempo, sobre todo en cuanto a historia y desarrollo se refiere. La trama es muy interesante y a medida que avanzan los episodios y se van descubriendo más y más elementos que conforman el mundo de las Claymore se va volviendo más atrayente.

Eso por supuesto si das una oportunidad a la serie aguantando los primeros capítulos, ya que hay que admitir que sin ser del todo aburridos, no tienen nada que ver con el resto, ya sea por que no ocurre nada trascendente o porque son demasiado similares entre sí, eso sí, una vez que se pasan la cosa mejora y ¡de que manera!.

La gran cantidad de personajes y lo bastante bien tratados que están casi todos es otro punto su favor, ya que aun siendo Clare y Raki los principales protagonistas, también se molestan en presentar al menos a otras Claymore, con sus historias y motivaciones, aunque claro, muchas que se ve que tienen un gran potencial, no las tratan como debieran como es el caso de Galatea, sobre todo, que promete mucho y luego nada. Quizás por la duración de la serie o por otro motivo no las hayan dado más cancha, pero sin duda habría merecido la pena darles más protagonismo.

Aparte, llama mucho por los combates, unos combates de aúpa, trepidantes, con bastante sangre y desmembramientos (no se andan con chiquitas), y lo más importante no hay dos iguales, cada uno tiene las suficientes peculiaridades para que no quede esa sensación de déjà vû tras verlos, como ocurre en otras series similares.

Cabe destacar la banda sonora, bastante curiosa en general, y que queda muy bien en el conjunto.

Pero claro, no es oro todo lo que reluce, y a título más personal hay ciertos aspectos que chirrían mucho e impiden que sea una serie redonda al menos para mí. Para empezar, Clare, no tiene el suficiente carisma para ser protagonista, no es hasta el final cuando le coges algo de aprecio, quizás es demasiado fría, algo que no solo le afecta a ella, todas Claymore a pesar de ser mitad humana son demasiado distantes, y quieras que no eso afecta muy mucho a la hora de empatizar, aunque hay excepciones (Teresa o Helen por ejemplo). Tampoco termina de convencer el papel de Raki, por mi parte se lo podían haber ahorrado tranquilamente, es un personaje tan de cliché que lo acabe por odiar. Y sobre todo, donde la fastidiaron fue en el final, un final inconcluso, que deja con un mal cuerpo increíble, es la viva imagen de que las prisas no son buenas, dejando demasiados misterios sin resolver, demasiadas historias por contar, o al menos esa sensación deja.

Se podría decir que contiene algo de yuri muy a baja escala, se deja ver algo más claro en la relación entre Teresa y Clare, y después entre varias Claymore, aunque nunca se manifiesta y no se sabe muy bien si es amor, aprecio o simple admiración, se deja un poco a la interpretación que el espectador le quiera dar.

Con todos  sus pros y contras, es una magnífica serie, que una vez superada la prueba de los primeros capítulos no decae en ningún momento. Muy recomendable, pero eso sí, habrá que leerse los mangas para matar el gusanillo de deja.

Compartirlo


Mai – Otome

Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?” eso es lo que debieron pensar los creadores de Mai -Hime, pues su más o menos continuación (por llamarla de alguna forma, ya que no es estrictamente la misma serie) es muy similar, de echo toma muchos de sus elementos aunque también tiene sus características propias.

Para empezar en esta ocasión, la trama gira acerca de las Otomes, que vendrían a ser las defensoras de los reinos, las cuales pelean entre sí para evitar muertes innecesarias. Las Otomes son mujeres bellas y fuertes, con armaduras especiales que las dotan de poderes y que solo pueden activar con el permiso de su Meister (el líder de la nación). Todas son educadas y preparadas en la escuela Garderobeen el Reino de Windbloom. A ella acude la joven Arika con intención de convertirse en una gran Otome, y junto con sus amigas Nina y Erstin se enfrentara a todo y a todos para conseguirlo. En pocas palabras este es el argumento de la serie, aunque por supuesto según avanzan los episodios las tramas se van complicando, pero tampoco me quiero meter mucho para no soltar algún spoiler inesperado.

¿Qué más ofrece de nuevo esta propuesta? Bueno, partimos con otros protagonistas, así Arika y Nina en primera linea y Erst más discretamente compondrían el trío principal, alrededor del cual gira todo. Aparte de ellas, si ya te has visto Mai – Hime, el resto de personajes te sonará muy mucho, pues prácticamente son los mismos, con la misma apariencia y en casi todos los casos hasta la misma personalidad.

Una animación impecable, buenas secuencias de combate, incluso algo más elaboradas que las de Mai – Hime, un ritmo de la acción que no decae en ningún momento, y que incluso va mejorando por momentos (llega un punto en que engancha de tal manera que no puedes parar), mucho humor… vamos que apenas hay nada que se le pueda reprochar, quizás la banda sonora que aun siendo buena no llega a los niveles alcanzados en la anterior serie, aunque esto no pasa de ser una apreciación personal.

En cuanto al yuri, casi toda la carga vuelve a recaer en el dúo Natsuki – Shizuru, son las que más dejan entrever algo, y a pesar de que la relación evoluciona respecto a la que existía en Mai – Hime, sobre todo por parte de Natsuki, de nuevo nos vuelen a dejar con ganas de más. También aparece en otros personajes aunque en menor grado, destacaría el amor imposible de Tomoe por Shizuru (que tiene sus momentos) y la pequeñísima relación entre Chie y Aoi que apenas aparece en un par de capítulos. Ya luego se puede intuir una especie de relación entre Arika y Mashiro o entre Arika y Nina pero no se específica nada.

Una serie genial que de no ser por esa espina clavada por la relación entre Natsuki – Shizuru seria ya una obra redonda, aun así es mas que recomendable te guste o no el yuri, o fueras o no seguidor de Mai – Hime, la trama es lo suficientemente interesante para atraparte y hacerte disfrutar hasta el final.

 

Aparte de los 26 episodios propios de la serie, cuenta con una serie de Ovas Mai -Hime – Zwei (4 capítulos) en los que se continúa la historia y en la que destacan el humor y los combates. También existen unos extras, en forma de sketches muy divertidos con anécdotas que aclaran algunos acontecimientos de la serie.

Compartirlo

Mai – Hime.

Mai y su hermano Takumi se dirigen en barco a la academia Fuuka, donde han sido trasladados para el próximo año escolar. En el viaje Mai descubre un bulto en el agua, que resulta ser una joven que porta una extraña espada. Esa misma noche una persona misteriosa ataca el barco con intención de matar a la joven rescatada y Mai se verá involucrada. Esto es solo el principio….

Así comienza Mai-Hime , una serie llena de criaturas fantásticas, combates trepidantes, y sobre todo mucha acción aunque sin dejar de lado otros aspectos como los romances o el humor.

La historia se puede dividir claramente en dos partes,  una primera seria la que nos narra el combate de las Hime (princesas capaces de controlar la materia, esto esta muy bien explicado en la serie) junto con sus Child (criaturas que acompañan a las Hime) contra los Orphan unas seres malvados que atacan a los estudiantes, poniendo así en peligro la seguridad de la academia; y una segunda mitad en el las Hime llevan a cabo su destino (no profundizo más porque no quiero desvelar aspectos importantes de la trama y fastidiar la sorpresa a l@s que se animen a verla).

Mantiene un buen ritmo narrativo a lo largo de sus 26 episodios, aunque a mi gusto los de la primera mitad se hacen un poco repetitivos y los del final siendo más interesantes son tratados con mucha rapidez dejando muchas cosas importantes tocadas por encima, desaprovechando así mucho potencial.

En cuanto a los personajes, casi todos están bastante bien pulidos, por supuesto nuestra protagonista Mai es la mejor tratada, así como Mikoto o Tate. La gran pena es que no hayan sacado un mayor provecho de Natsuki, un personaje muy interesante que no se ha plasmado como se merecía.

Su contenido en yuri es más bien bajo, ya que lo más relevante es la relación Shizurui -Natsuki, que apenas se vislumbra dejando muchas cosas en aire y con ganas de más (mucho más). También se puede mencionar la relación materno-filial entre Mai y Mikoto, que no pasa de ser eso, parecen madre e hija en vez de dos amigas.  La serie por tanto cojea un poco en este aspecto, aunque el yuri no sea ni de lejos el pilar de la serie o uno de los elementos fundamentales, pero un poco más no habría estado mal, todo sea dicho.

En los aspectos técnicos (lease banda sonora, animación y dibujo) no cabe queja alguna, están muy cuidados, no se les escapa ningún detalle y sobre todo la gran calidad se deja ver en los combates, que son realmente bestiales.

Una serie que merece ser vista, tanto si gusta el yuri como si no , ya os digode antemano que de esto último hay más bien poco. Si hubieran limado esas asperezas les habría quedado un produzco redondo, pero qué se le va a hacer, no se puede tener todo…

Compartirlo