Berlin, ich bin zu Hause

berlin ist sexy

Si cuando tenía 10 años me hubieran dicho que cuando creciera iba a cumplir mi sueño de vivir en Alemania no les habría creído, es mas, todavía que una chica de pueblo como yo, pero de pueblo de Castilla de los de antes iba a terminar viviendo en una gran ciudad (no técnicamente) pero casi, manejándose diariamente en tres idiomas, con un trabajo y un piso compartido pagado con su propio sueldo se me hace increíble.

No me gustaría escribir algo vendiendo la idea de que esto es la tierra prometida, donde todo es de color de rosa y se cumple el suelo alemán. Eso no existe, no para todos ni tampoco para mí al menos no como lo venden, hay que ganárselo y currárselo para conseguirlo, nadie regala nada y os aseguro desde ya que lo de llegar y besar el santo es pura mentira. Ahora mismo, no es que viva en la opulencia y a todo tren ganando una fortuna, pero que queréis que os diga, con sus más y sus menos no cambiaría nada. No cambiaría esta ciudad. No cambiaría la calidad y el estilo de vida que llevo. Quizás cambie de trabajo pero de aquí no me sacáis.

En Berlin

A veces miro atrás y me asombra lo mucho que he conseguido. Cuando llegué hace un año y poco apenas hablaba alemán, ahora sigo sin dominar el idioma de Goethe, pero chapurreo lo suficiente como para haber conseguido un trabajo (no preguntéis cómo, porque no lo sé), engañar a una alemana para compartir piso e incluso hasta el tener amistades locales, es más tengo AMIGOS que de por sí es sorprendente, para mí lo de tener una vida social es puramente asombroso.

Todo suena fantástico, pero a veces no se hace fácil. Por suerte no sufro de morriña sino se me haría aun peor, aunque si hay días que las situaciones te pueden, la infinita burocracia, un día en el que te levantas con el pie izquierdo y te da por no entender nada, un mal día en el trabajo… a veces se te hecha el mundo encima, aunque por suerte el tener una red de amigos, conocidos, ya casi familia hace que te vuelvas a levantar, pero cuesta.

Aunque si algo debo reconocer que se me ha hecho curioso es el proceso de asimilación que sufres, al principio todo te llama la atención, todo te parece sorprendente (no olvidemos que me he criado en un entorno muy pequeño y cerrado) para pasar a que todo es ganz normal. Como coger el transporte público que puede llegar a ser un suplicio cuando llegas por el tema de trasbordos, luego lo haces automáticamente, no te importa quedar en la otra punta por cuestiones de miedo a perderte si acaso por el tiempo que empleas, pero miedo nunca jamás. Igual que si se te acerca alguien y se te pone a hablar, al principio te puedes quedar congelado, ahora te da egal o salir de fiesta, volver a las 6 de la mañana y enfrentarte a situaciones como que ningún tren pare por tu parada y tener que hacer una travesía que ni Frodo para llegar… llega un punto en que lo afrontas con total naturalidad, empiezas a formar parte del todo y es increíble.

No tengo ni idea de qué me depara el futuro, con suerte seguiré aquí, igual hasta me haya mudado al propio Berlin de una vez, lo que tengo claro es que muy lejos no quiero estar, puede que haya otras ciudades más guays, más chulas, más bonitas, pero para mi Berlin es la ciudad perfecta. No necesito nada más.

wo siehst du dich in 10 jahren

Crónica de un concierto: Kreator + Arch Enemy + Sodom + Vader. Huxley’s Neue Welt. Berlín. 09/12/2014

Es posible que este haya sido mi último concierto del año y sin duda uno de los más esperados, no de ahora sino de media vida, pero como suele pasar, cuanta más ilusión pones en algo más grande es el chasco, pero no adelantemos acontecimientos que la noche dio para mucho.

Quién se podría imaginar que un concierto de death metal pudiera empezar a las 17:30 (super puntuales además) para terminar cerca de las 23:00. En España esto puede chirriar pero teniendo en cuenta de que a las 16:30 aquí ya es de noche, no se hace raro ir tan pronto a los sitios.

Por mi parte y previniendo que no me volviera a pasar lo de la otra vez, llegué lo antes que mi trabajo y la Deutsche Bahn me permitieron y aun así me encontré con una cola kilométrica, muy variada en edades pero donde el negro era el color predominante y los chalecos vaqueros el uniforme de gala, cuyos parches cuentan como medallas y he de reconocer, que el mio está bastante lleno pero había gente que me ganaba por goleada.

Mientras me congelaba a la puerta me temía lo peor y pensé que no volvería a ver nada (ya sabéis, alemanes de dos metros bla bla bla) pero si tienen una debilidad esa es la cerveza, así que nada más entrar como un metal atraído por un imán, uno por uno se fueron dirigiendo a la barra dejándome la oportunidad de hacerme un hueco en primera fila y encaramarme a la valla de donde no me movería hasta que se encendieron de nuevo las luces.

vaderComo ya he dicho con una puntualidad que asusta los polacos Vader abrieron la noche, en una actuación que se puede resumir como corta pero intensa. No tocan precisamente la música que me gusta pero hay que reconocer que sonaron muy bien y calentaron el ambiente. La pena fue, que para ser un grupo que lleva en activo más años de los que vida tengo yo, les hicieron tocar en un rinconcito sin apenas poder moverse, y no sé si por cosa suya o de la organización solo tocaron una triste media hora. Cuando se despidieron así como guinda sonó la marcha de La Guerra de las Galaxias que siempre acompañaba a Darth Vader, imagino que para hacer la gracia.

sodomA las 18:30 salieron otros metaleros muy veteranos: Sodom. Para mi fueron la gran sorpresa de la noche, los conocía de nombre pero nunca me había dado por escucharlos y son brutales. Aparte que llama muchísimo la atención la caña que pueden meter estos señores, porque es lo que son, señores que podrían ser mis abuelos.  Fueron ellos los que acabaron de llenar la Huxley, una sala bastante grande y bonita por cierto, y crearnos un principio de tortícolis. Entre los temas que tocaron estuvieron Ausgebombt y Sodomized con la que cerraron una de las mejores, por no decir la mejor, actuación de la velada.

Antes de seguir debo hacer un pequeño inciso. Hasta este punto pude sacar fotos con mi cámara ya que me libré del primer segurata que me la quiso confiscar, no así el segundo que me pilló con la guardia baja y me dijo que una cámara como la mía, que no es nada del otro mundo pero puede cambiarse el objetivo, está prohibida en los conciertos, así que por no discutir con él el resto de la noche me las tuve que ingeniar con mi móvil, una pena porque me había logrado saltar los cacheos al entrar (mis malas pintas en este ambiente no destacaban). Tomo nota para el próximo.

arch enemyLlegados a este punto estaba más que impaciente porque por fin iba a ver a uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos, Arch Enemy, y he de decir que me llevé una gran decepción. Entendedme, lo pasé bien y lo disfruté pero se echa mucho de menos a Angela Gossow, sin ella no es lo mismo, la nueva, Alissa White-Gluzz (que no me gustaba ya en The Agonist) le pone ganas o lo intenta, pero es mucha pose para las fotos y poca voz, no impone como hacía Angela, el ambiente no es el mismo ni las canciones suenan igual, le dan más importancia a los nuevos temas que a los antiguos o a salir bien en las fotos antes que sonar bien (no puedo evitar recordar que los bajos -que no el bajo- estaban demasiado altos). Tocaron temas clásicos como Ravenous, We will Rise o Nemesis pero con todo faltó algo, quizás también porque a diferencia de Sodom ellos sí sonaban a teloneros y no llegaron ni  siquiera a completar una hora en el escenario, como si tuvieran prisa en irse. Una pena.

kreatorAl poco de terminar, saltaron los cabeza de cartel, Kreator que se notó que tocaban en casa y lo dieron todo. Desde la intro, un vídeo conceptual con la música de In 2525 de Zager & Evans se presentía que lo suyo iba a ser grande y así fue. Gastaron hasta el último cartucho posible: cañones de confeti, fuego, vídeos acompañando algunos temas, pistola de humo y por supuesto muy buena música. Fueron los que volvieron locos a los presentes animando a “bailar” un wall of death y varios circle of death en los que los empujones se notaron hasta en la primera fila. También dieron trabajo a los seguratas que no pararon de sacar casi a guantazos a los que llegaban en volandas hasta adelante. Temas como Phantom Antichrist, Tormentor o el cover de The Number of the Beast (primer tema del bis) sonaron bestial, y es que los alemanes estuvieron hora y media larga como si fuera el concierto más importante, que es como debieran ser todos.

Buen concierto pero con ese regusto amargo de ver como tu grupo favorito ya no es lo que era por mucho que eso pese, otra lección que me llevo: si cambian al cantante de un grupo quédate con el recuerdo de lo que fue o piensa en ellos  como si fueran otro grupo diferente.

Hasta el año que viene.

De pequeñas cosas

…está hecha la vida o al menos eso dicen, lo que tengo claro es que para el emigrante como yo hay cosas que antes o después echas en falta, y no hablo de los amigos o familiares porque esos ya están cubiertos, vienen en la mochila que te dan al embarcar en Barajas, sino de esas minucias que cuando vives en España no das ningún valor pero que cuando sales y con riesgo de convertirme en un cliché vas a extrañar. Ahora, también os digo que puedes sobrevivir sin ellas perfectamente y que no suponen un motivo de peso para volver a la tierra natal ni jarta de vino me tendréis allí otra vez.

Sin más la lista de cosas que nunca pensé que echaría en falta:

1. La primera en la frente, comer un plato de lentejas (y repetir)

tumblr_n5fwhsj1UE1rgh9l8o1_400

Ya lo decía mi madre

2. Alegrarte como si te hubiera tocado la lotería el día que hay pescado para comer (me refiero a pescado cocinado, el sushi no cuenta aunque me alegre más)

tumblr_nf4spdDNMr1twsjvoo1_500

Uno de los mejores días del (casi) mes

3. El jamón tiene un sabor especial

tumblr_inline_nfdzchQryn1t094s2

Cuando alguien me ofrece jamón serrano

4. Cenar caliente (eso se aplica a mí que no cocino y me alimento a base de sándwiches)

tumblr_mwy7vqtVgw1r0vo2ko1_400

Mi cena semanal

5. Chocolate con churros accesibles

tumblr_nbpbl66HQq1s2wzbdo1_250

Son un bien tan escaso

6. Castañas comestibles

tumblr_nfkgibS2K91t37guro1_500

Cuando me dijeron que los millones de castañas que me rodean eran pilongas

7. Pringarme comiendo un kebab

tumblr_n2cdb4A1Dn1qb6v6ro1_400

Porque tienen extra de salsa

8. Nocilla de verdad

tumblr_inline_nahnbgUuA51r6uc34

Y no tener que hacer de tripas corazón con la Nutella

9. Cine de Barrio (¿lo siguen pasando verdad?)

tumblr_maxj6uSCfg1rtblsy

Aunque sea solo para cambiar de canal después de ESA canción

10. Palillos, mondadientes

tumblr_n6wwe0sdAz1sf4immo1_500

Cualquier cosa para quitar los pa’luegos

11. Cachitos de Hierro y Cromo

tumblr_nfncdf304T1tuobono1_250

Anda que no lo pasábamos bien en mi casa cantando y recordando

 

 

12. Los cumpleaños, navidades u otras festividades tampoco son para tomárselas demasiado en serio (se me emocionan por demás)

tumblr_inline_nad9howJ3W1rdpkcf

Ya me han felicitado hasta por Adviento

13. El sarcasmo y la ironía

tumblr_nflwf62Xzj1tyhayao1_500

No pillan ni una, de verdad

* Alguno pensaría que las tapas con la bebida, pero teniendo en cuenta que aquí puedes beber medio litro de cerveza ( a elegir entre varios tipos donde sea) por 1,80€ tampoco me parece algo importante.

tumblr_n2hp6bNVtD1sf0xh9o1_250

Oh yeah! cerveza buena y barata por doquier

Y es que la vida del emigrante se basa en adaptarse a tu nuevo país, con nuevas tradiciones, cultura, idioma… pero sin llegar a olvidarte de todo con lo que has crecido.

A los que como yo vivís más allá de los Pirineos ¿vosotros qué echáis de menos?

Se me han ocurrido menos cosas de las que esperaba, si es que Merkel en el fondo nos tiene cubiertos  

tumblr_n5yzolF4JR1qck2mdo1_400

No viene a cuento pero me ha hecho de reír

 

 

Crónica de un concierto: Vetusta Morla. Bi Nuu. Berlín. 14/10/2014

Ya es octubre y a pesar de que este mes parece solo anunciar cosas desagradables: se acabó definitivamente el buen tiempo (aunque en Berlín disfrutamos de una pequeña tregua), los días son más cortos… también trae algunas cosas buenas como que empieza fuerte la temporada de conciertos. Después de la pausa estival en la que solo hay festivales a los cuales por motivos variados tales como: cerca de Berlín no encuentro nada que me interese, los que hay en el país (¿he oído Wacken?) imposible pillar entrada y si doy con uno o no tengo dinero o estoy en España o nadie quiere venir conmigo; ya tenia ganas de volver a una sala y disfrutar de un buen concierto. Todavía espero, porque este no fue el indicado.IMG_1050(1)

Bien puntuales llegamos al Bi Nuu, una pequeña, pequeñísima sala literalmente debajo de la parada de metro Schlesisches Tor en pleno Kreuzberg, después que el lector de códigos ya nos quería advertir de que no era buena idea, logramos entrar, cogimos unas cervezas y disimuladamente nos pusimos en primera fila. Poco a poco fue llegando gente, dieron las 20:00 hora a la que se suponía debían empezar, pero nada, solo un pipa mostrándonos en todo su esplendor sus calzoncillos rojos. Eso, sumado a que encima la música ambiente era mala (algo como chunda-chunda mezclado con chill-out) y que las conversaciones que llegaban a mis oídos iban subiendo niveles de hipsterismo a un ritmo alarmante, no hacía otra cosa que deseáramos irnos.

Con todo, logramos sobrevivir la media hora que se tomaron, no sé que disculpa tendrán, pero está claro que en un Berlín, un martes, para un grupo famosete pero solo relativamente y seguramente no por estos lares, es un poco falta de respeto porque a y 10 (como mucho) quien no estuviera no iba a venir.

Nada más salir se arrancaron y con más prisa que pausa disparando una tras otra todas las canciones. Hay que reconocer que el set-list de 20 temas, ni uno más ni uno menos (cosas de estar en primera fila, puedes saber lo que está por venir sin sorpresas)  no estuvo mal, ciertamente es un grupo que trabaja las letras. Así sonaron entre otras Fuego, El hombre del Saco, Copenhague o Maldita Dulzura, llegando los mejores momentos con Sálvese Quien Pueda y Valiente con la que debieron terminar el concierto, puesto que es mucha mejor opción que la elegida para tal propósito: Los Días Raros.

Como digo buenas letras, no así el resto de elementos que dan forma a una canción, ya que a veces era difícil diferenciar cuando terminaba una  y empezaba la siguiente; tampoco ayudaba el que no se dirigieran casi al público, quitando dos veces: el saludo de rigor tras tres o cuatro temas y una pequeña charla intentando (tarde) empatizar con los presentes en su mayoría emigrantes “forzados”. Es algo que no ayudó a una puesta en escena pobre, que solo tenía a destacar los bailes psicotronicIMG_1090(1)os del cantante, por lo demás desde Katatonia no recordaba nada tan sumamente soso.

No acompañó el sonido que al menos desde primera fila sonaba tirando a mal, solo se escuchaba la batería, el resto de instrumentos desaparecidos en combate y la voz a veces luchaba por salir pero fue en vano.

Pero claro el público se lo perdonó todo, porque quitándonos a nosotros y algún par más, el resto eran fanses mojabragas de la nueva ola de hipster recién salida del horno, aunque alguno con polos ultracaros también se coló.

Perdonadme de verdad si no me gustó como debiera o si es que igual soy una hater que le tiene que sacar puntilla a todo, pero esperaba algo más de una banda anunciada hasta en el Spotify alemán, que se supone han llegado a la cima dentro del indie español. Una de las amigas que vino conmigo me comentaba que antes eran diferentes y lo daban todo, pero que parece que no han sabido seguir el ritmo ascendente de su fama, es triste pero le tengo que dar la razón. Mejor escucharlos en la tranquilidad del hogar.

 

 

Contrapunto: ¿cómo reconocer a un español en Alemania?

Como buena emigrante española en Alemania, me gusta seguir lo más cerca que puedo los diversos blogs, twitters y demás cosas de la Internete para ver como se defienden y afrontan otros españoles las desventuras que nos encontramos en el país germano, a veces tan incomprensible a nuestros ojos. Lo normal es que lo que leo se pueda dividir en dos categorías: 1) los que nos intentamos integrar 2) los que no.

La semana pasada más o menos me tope con una entrada cuyo titulo rezaba algo así: “Cómo reconocer a un español en Alemania”, tras leerlo solo pude llegar a la conclusión o de que estaba escrito en plan humorístico o bien entra dentro de una de las dos categorías antes mencionadas (podéis imaginar cual). Sea como fuere, aquí os dejo el enlace de la entrada original. No sé cuanto tiempo ha vivido o vive la autora en Alemania o si solo ha estado de vacaciones, ni idea, pero en lo poco que llevo yo aquí no puedo hacer otra cosa que llevarle la contraria.

a) No soportamos el sabor carbonatado del agua con gas

Vale, aquí le tengo que dar un poco la razón (solo un poco, tampoco hay que abusar) si bien es cierto que el agua con aguas (conocido como Sprudelwasser) es un brebaje del demonio, con el tiempo, mucho tiempo, y con una poca ayuda del calor del verano no te queda otra que beberlo y yo hasta he dado ese pequeño salto de tolerar el Apfel Schorle, que es el zumo de manzana rebajado aguado con agua con gas. ¿Sabe raro? ya os digo yo que sí ¿se puede beber? pues mientras este fresquito es mucho que mejor que otros mejunjes que tenemos en España, como así al azar una Mahou.

b) Nos molesta la extrema puntualidad de los alemanes

Esto es lo más ridículo que he leído nunca ¿cómo puede molestar la puntualidad? si te molesta es porque eres un tardón de narices que hace esperar a la gente tanto que al final se hartan. Personalmente me encanta esto, a mi no me gusta hacer esperar ni que me esperen, es genial que si has quedado a las 17.00, empezar a hacer lo que fuera a las 17:00 y no a las 20:00.

c) Saludamos y nos presentamos con dos sonoros besos

No lo echo para nada de menos ¿por qué? porque aquí me dan unos achuchones que me dejan temblando cual gelatina, algo que me parece todavía más cariñoso y cercano que llenar de babas las mejillas de otro. Aviso para navegantes: si solo te dan la mano al saludar, algo estas haciendo mal.

d) Los españoles no somos muy amigos de dar propinas (ni en Alemania ni en ninguna otra parte del mundo).

A mi siempre me dijeron “allá fueres haz lo que vieres”, y así hago, bien es cierto que igual no dejo las mejores propinas (no me molesto en calcular cuanto es el 10% del precio de mi comida) pero si me han tratado bien siempre dejo algo. Las pocas ocasiones en que no dejo propina es porque de verdad el servicio ha sido horrendo (que puede pasar).

e) ¿Kostenlos? ¡Vamos!

Si puedo ir y sobre todo me interesa, iré, sea gratis o no, no por ser gratis voy a ir a todos los eventos que hay en Berlin o en la China.

f) Frecuentamos los locales de Doner Kebab, abiertos las 24 horas.”

Son las once de la noche, estamos en el medio de la calle y nos entra un hambre feroz porque, como buenos españoles, todavía no hemos cenado[…] ¡Lo que sucede es que a las siete de la tarde no tenemos hambre!

Me remito a lo que he dicho antes, si no te quieres integrar y quieres seguir llevando tu vida españolizada en Alemania ¡enhorabuena! pero el resto intentamos adaptarnos. Al principio cuesta eso de cenar tan pronto pero con el tiempo te amoldas y no solo cenas a esa hora sino que comes a las 12.00, y no supone ningún trauma ni nada.

g) A ver, queremos un simple café cortado.

No puedo decir mucho porque no tomo café, pero me imagino que si lo explicas (en alemán) y con educación te darán el café que quieras, las veces que he ido a un sitio con amigos y ellos se han pedido café nunca los he visto quejarse.

h) No es que seamos ruidosos, pasa que los alemanes son muy silenciosos.

Siento decir esto, pero sí, los españoles somos ruidosos, como también hay alemanes ruidosos, pero es verdad que ello suelen respetar un poco más en todos los sentidos, lo cual no es nada malo, de hecho cuando vuelvo a España me molesta que haya tanto ruido en bares o en donde sea que no pueda ni escuchar mis pensamientos.

No puedo sino terminar con una frase del propio articulo referido a este punto que resume muy bien, a la perfección, la filosofía del topicazo con el que está escrito.

Y sí, somos alegres y  divertidos y nos reímos a carcajadas. Y cuando estamos con amigos en un espacio público podemos ser extremadamente ruidosos. ¡Somos españoles!

Nada más que añadir señoría.

De Castilla a Deutschland: emigrante

Ser emigrante es más que irte de tu país, es más que una condición, es un sentimiento, un estado.

Puedes llegar a serlo por diferentes y variados motivos, quiero imaginar que si lo eres por experimentar como es tu vida en otro lugar toma un color diferente que si lo haces como muchos de nosotros empujados por una situación que no provocamos pero que sufrimos de lleno.

Ser emigrante en algún punto es dejar de serlo para formar parte del nuevo país, nunca sabes si definitivamente o solo por un tiempo, pero si abres tu mente, dejas de aferrarte a prejuicios, a costumbres que antes estaban bien pero ahora ya no y das la bienvenida a nuevas experiencias, idiomas y hábitos acabarás formando parte de la nueva sociedad en la que has aterrizado. No digo que sea fácil, pero si pones de tu parte los demás pondrán de la suya para hacértelo más llevadero.

Ser emigrante también significa hacer nuevos amigos, amigos tan variados que juntos parecéis un anuncio de Benetton, alguno compartirá tu lengua y será bonito, pero más bonito es cuando les puedes enseñar y tú aprender la suya, así acabarás brindando en (mínimo) siete idiomas, saludando como en diez distintos y hablando en un dialecto que será lo más cercano que existirá jamás a un idioma universal.

Ser emigrante también es triste a veces, puedes llegar a sentirte muy solo aunque estés en el trabajo rodeado de gente. A veces, cuesta enfrentarse a esa barrera no solo idiomática, sino cultural. Pero la peor parte es tu gente, dónde están, a miles de kilómetros de ti, los ves una vez cada tres meses y con suerte, lo que no compensa el perderte cumpleaños, comuniones o simples reuniones familiares, y cuando digo familiares también incluyo a amigos, que al fin y al cabo son parte de tu familia. Internet, las redes sociales, videoconferencias, palomas mensajeras (qué sé yo) están muy bien, pero no suplen un abrazo, un beso, unas palmadas en tu espalda o bromear con tu hermana.

Sí, la vida del emigrante, una vida que ahora más que elección es imposición, puede ser lila o violeta, a veces azul y otras negra, pero nunca rosa.


 

P.D: he acabado llorando escribiendo esta entrada así que para relajar un poco aquí van unas pocas fotos de alemanadas tomadas estos días.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He aquí la fantavillosa bicitín, mitad bici mitad patín

DSC_0630

¿Quién dijo que la ñ era imprescindible?

DSC_0631

Vegetarianos aquí podéis comprar gominolas tranquilamente y sin remordimiento moral

DSC_0632

Otro invento maravilloso: la tele-radio

DSC_0637

El kit que todo forofo necesita

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luego hay forofos que se pasan un poco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Toys”R”Us amplia la franquicia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aparcar la bici nivel pro

DSC_0639

Si no hay un puesto de Eurovisión en un festival gay, no es festival ni es nada

DSC_0641

Porque lo de vender condones en los servicios está muy pasado de moda

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No me molesto en preguntar…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y Mauerpark traspasó la última frontera

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nunca he entendido como el mercado de pomos es tan prolífero aquí

 

De Castilla a Deutschland: en el país de las lilas, las arañas reinan*

Hace como dos semanas fueron las elecciones europeas, unas elecciones para las que dije que no podía votar, bien, historia graciosa, después de quejarme a diestro y siniestro de que me iba a quedar sin poder hacer nada resulta que sí que podía haber votado, no a los partidos españoles pero sí a lo alemanes, pero cuando lo supe ya era muy tarde. Y es que me había llegado la papeleta de la convocatoria pero se traspapeló y llegó a mí al día siguiente, no veáis lo que me fastidió, pero ya nada podía hacer. Al menos tuve la oportunidad de ver como son unas elecciones en Alemania y solo puedo decir que la democracia de verdad si que mola y no ese sucedáneo churro que tenemos en España.

Estaba la semana pasada con una amiga tomando una cerveza en un bar típico alemán. Mientras hablábamos tranquilamente en nuestro alemán italiano-españolizado se nos acercó un señor y se puso a habla con nosotras, me enorgullece decir que pudimos comunicarnos con él durante un buen rato y con eso quiero decir que no fue una conversación de monosílabos, todo un éxito. Después de ese estuvimos en otro típico bar en las cercanías y vimos como se pegaban unos que ya iban finos. Esto es vivir el Berlin verdadero y lo demás tontería.

¿Sabíais que el 90% de los alemanes (así a ojo) tienen los ojos claros? eso sí, lo de que sean rubios igual no se cumple tanto.

Ya he hablado de la puntualidad de los trenes, pero no había dicho que aquí si un tren no llega a su hora se anuncia por los paneles y por megafonía el retraso con el que viene, aunque solo sean unos tristes cinco minutos.

Este es el país de los mil panes, hay pan blanco, negro, con pipas, con sal gorda por encima… y con el tiempo averiguas que por muy sano que dicen que es el pan negro o le untas tres capas de mantequilla o corres el riesgo de morir asfixiado por lo seco que es.

Decimos que en España los días son largos, pero hasta que no vives en un sitio donde amanece a las 4:00 y hasta las 22:30 todavía queda algo de luz no sabes de verdad lo largo que puede ser un día.

Por cada palabra en alemán que consigo aprender se me olvidan cinco en inglés y una en español.

Y ahora, unas fotos random:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si no está en Mauer Park, no existe

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Reciclado nivel pro: un contenedor para cada color de cristal. Aprende España

DSC_0594

Democracia en estado puro: listas abiertas para votar

DSC_0595

Esto es una tiza. Aquí dejan a los niños ser felices y pintar en las calles

DSC_0596

Si no costaran 5€ me habría comprado estas bragas hipster tan de actualidad

DSC_0603

Amanece en Berlín ¿las 6:00am? NO, las 4:00am

DSC_05598(1)

Si hubiera encontrado esto antes, podría haber votado en las elecciones

DSC_0609

Porque una sola no era suficiente

DSC_0610

Alemania y el misterio de las cajas azules (luego el misterio no es tan misterioso como parece)

DSC_0611

Ikea tiene sus cosas buenas

DSC_0614

¿Bandera Arco iris en el barrio Gay de Berlín? NO, en un barrio normal y corriente que celebra el mes más LGBT del año. Años de ventaja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Seguro que está esterilizado…

* Referencia a una curiosidad (al menos para mí) que pasa en este país, y es que acostumbrada a ver lilas solo en jardines me dejó loca ver como al principio de la primavera aquí crecían por doquier, tanto en patios particulares como en mitad del bosque. La segunda parte viene por la libertad para vivir que tienen los arácnidos, nadie corre a apachurrarlos con una chancleta, se convive en total armonía con ellos como ejemplo en mi baño que comparto espacio con 5. Dos ejemplos que sirven de muestra para ver las diferencias que hay en las pequeñas cosas de la vida entre dos países no muy lejanos en apariencia.