Crónica de un concierto: Marilyn Manson + Tüsn. Columbiahalle. Berlín. 06/11/2015

Hay un cierto tipo de cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida, ya sabéis: escribir un libro, tener un hijo, plantar un árbol e ir a ver a Marilyn Manson en concierto antes de que se retire o le de un mal viaje por lo que quiera que se tome.

IMG_0043(1)Ayer por fin se juntaron los astros y Manson se dejó caer brevemente por Berlin en un concertó que voy a resumir como insólito cuanto menos, no solo el espectáculo en si sino todo lo que le rodeó. Nosotras teníamos entradas desde junio, JUNIO, que se dice pronto, y con un sold out desde hace semanas ayer a última hora todavía se podía encontrar a gente en Internet ofreciendo hasta 200€ por entrada, lo que te hacia replantearte seriamente si de verdad querías entras a ver a este señor o si era mejor agarrar la pasta y vivir algo más holgado este mes.

Al final y no sin alguna otra tentación, decidimos que era mejor ir, no sabéis la odisea que pase para conseguir la tarde libre ya solo por eso ya tenia que ir si o si. Después de esquivar a los desesperados que asaltaban a los que hacían cola con la esperanza de que alguno vendiera y, de una hora larga de espera conseguimos entrar, no sin antes pasar por un cacheo que ni en los mejores aeropuertos. Esto que al principio parecía excesivo más tarde cobró todo el sentido del mundo.

Alrededor de las 20:00, con una cerveza en la mano y sala prácticamente ya llena, salieron los teloneros Tüsn, un trío de música industrial que recordaba a los inicios más oscuros del cabeza de cartel que no sonaron nada mal y, aunque solo tocaron 4 canciones contadas todavía les dio tiempo para hacer un poco de teatro que es que lo se llevaba ayer.

Una vez terminaron como digo tras escasos 20 minutos, nos tocó esperar con paciencia infinita y luchando por un lugar para ver a la estrella de la noche. Cerca de las 21:15 decidió salir y lo que pasó entre el público fue como una avalancha humana, como si el mismísimo Jesucristo (o debería decir Anticristo) hubiera entrado en la sala ofreciendo milagros a los, pobre de nosotros leprosos. IMG_0061(1)Nosotras no sé muy bien cómo acabamos casi en primera fila cuando estábamos mas bien en la mitad, pero lo que si sé, es que en ningún concierto recuerdo tal falta de todo y eso, que he ido a más de uno de death metal, solo puedo decir que si no murió alguien aplastado fue porque del apilamiento nos manteníamos de pie.

Demasiada expectación y fanatismo para un concierto corto (solo 12 canciones) y vacío en contenido. Manson se sabe una diva y hace lo que quiere, literalmente le preocupa nada ya, 50 minutos de concierto, de los cuales a la suma 20 son de cambios de vestuario y parafernalia para que el tío se vaya sin un triste adiós. ¿El setlist? Pues bastante mediocre, cantó temas clásicos lógico, como Sweet Dreams, mObscene, The Dope Show o la obligatoria The Beautiful People, pero él parecía más preocupado por el atrezzo (que si un altar aquí, que si un micro cuchillo allá, que si me voy donde vosotros par que me toquéis y podáis sentir por un momento mi grandiosidad…) que por cantar bien o siquiera afinar, total que más da, la mitad del público eran fanses acérrimos y la otra estaba puesta de algo hasta arriba, nadie se iba a quejar.

Después de ver actuaciones suyas años antes, puedo afirmar que ya no es lo que era, ya no es ese provocador que revolvía estómagos, es una diva de masas la altura de Madonna, si un poco más feo y grotesco, pero diva igualmente. Verle era algo pendiente pero claro está, que a euro el minuto, no sale a cuenta volver a verle.

Anuncios

Crónica de un concierto: Within Temptation + Delain. Collumbia Halle. Berlín. 20/04/2014.

Este sábado volví de  mis pequeñas vacaciones en España (de las que ya os hablaré próximamente) y nada más volver he ido de cabeza al que por ahora considero el mejor concierto al que he tenido la suerte de ir pero, no voy a adelantar acontecimientos. Todo empezó así: una de las cosas que más atraía de vivir cerca de Berlin es que podía disfrutar de su gran y extensa oferta cultural, en la que aparte de museos, mercadillos, street art etcétera etcétera también se incluían conciertos y dando vueltas, me topé con que Within Temptation se iba a dejar caer por aquí, así que ni corta ni perezosa pagué los 40 pavazos de la entrada, 40 euros que considero bien gastados.

Aparte como yo vivo en un pueblo en las cercanías se me añadía un problema y es que no tenía sitio donde caerme muerta una vez hubiera terminado, la solución: un albergue bueno, bonito y barato en las cercanías (primera vez que voy a un albergue sola, no hice amigos pero por lo menos no dormí en la estación de metro).

Así que con todo más o menos solucionado, a las 19:30 llegué a una parada de metro que yo creía que me dejaba medio bien desde el albergue a la sala: ERROR, me tocó andar como media hora en la que me recorrí toda Columbiadamm desde el numero 176 (o algo así) hasta llegar molida a la sala, que era el 21 ¡Viva mi inteligencia! a la vuelta siguiendo a la masa descubrí que había otra parada como a 5 minutos que también se comunicaba muy bien con la del albergue, pero bueno, de los errores se aprende.

Esa no fue la única cagada de la noche, la segunda fue no guardar la cámara de fotos de la vista de los seguratas, por lo que no pude hacer el reportaje fotográfico que me habría gustado y la ocasión requería, tuve que tirar de mi móvil que tiene una cámara que va a pedalines, pero bueno, otra lección aprendida.

El tercer y último error, aunque más que error fue cabronada, fue no tener compañía, se suponía que había dado con una chica de couchsurfing pero me dejó en la estacada ¿una cabronada? sí, pero al final tampoco me importó porque me lo pasé tan bien que no le di más vueltas.

Al lío, el concierto empezaba a las 20:00, pero con mi caminata, mi pequeño fallo de planificación y posterior pérdida de orientación, llegué sobre y diez, por lo que los teloneros Delain ya habían empezado, puntualidad alemana señores. Tuvieron una actuación para mi punto de vista y aun siendo teloneros excesivamente rápida y breve, quiero decir, no paraban ni a respirar entre canción y canción. Se notaba que eran conscientes de que no estábamos allí por ellos, pero tampoco era para ir con tanta prisa. Aun con todo, sonaron muy bien y canciones como The Gathering o We are the Others supieron levantar los ánimos de los presentes.

delain

Sin más dilaciones  (y sin ninguna pinta de salir ha hacer un bis) dejaron el escenario sobre el que cayó un telón con el símbolo de la gira de los holandeses y, tras una no muy larga espera de 15-20 minutos salieron dándolo todo. Aun habiendo llegado tarde, me supe posicionar relativamente cerca y pude verlos bastante bien, o bueno, todo lo que se te permite ver siendo un gnomo entre gigantes, porque hay que ver lo altos que son los alemanes.

Yo estaba que no me cabía de la emoción y eso que los primeros 4 temas con los que arrancaron eran de los últimos discos de los que no he escuchado casi nada, aunque me alegró ver que no han abandonado demasiado su estilo, solo se han vuelto algo más roquerillos y han dejado un poco de lado el rollo gothic metal que siempre les ha caracterizado, pero que conste que no me quejo, disfruté como una enana aprendiendo y luego ya cantando temas como Faster, IronParadise y con respecto a esta última como curiosidad, tocaron todos los temas en los que participan otros cantantes invitados (en el directo a través de vídeos).

within temptaion

Lo mejor de la noche se hizo esperar, empezaron a dar puntadas con el ya clásico tema Angels, mejoró cuando tras una pequeña presentación salieron con See Who I Am y ya el clímax fue con la esperada e imposible de olvidar Stand my Ground, que fue cuando todo el mundo se revolucionó tanto por la canción en sí como porque fue de las pocas que Sharon presentó. Yo no me quedé lejos del resto y me desgañité todo lo que pude y más. Antes del bis se animaron con temas del anterior disco (The Cross) e incluso del primer disco de estudio (Mother Earth).

Más o menos cuando llevábamos como una hora y cuarto-hora y media, apagaron luces y se hicieron de rogar, para salir de nuevo con un bis que duró más de media hora y estuvo lleno de canciones conocidas que son las que queríamos escuchar, así terminaron la actuación con temas como What Have you Done y cerrando la noche Ice Queen.

Varias notas del grupo: 1) suenan muy bien en directo y saben qué hacer para que los presentes coman de la palma de su mano 2) muy buena presentación, no solo con vídeos, sino incluyendo fuego (a mi eso me dejo loca, soy de pueblo qué queréis) e incluso vídeos grabados por la ciudad cantando con músicos de la calle (detallazo) 3) Sharon es un poco tapón, ahora bien, tiene un vozarrón como pocos 4) ¿cuando dicen que vuelven?

Notas aparte del concierto: 1) me llamó mucho la atención la variedad de gente que se juntó, había desde los góticos vestidos cual época barroca, pasando por gente como yo un poco mezcla de todo, como parejas de 50 años, todos juntos y revueltos en perfecta armonía 2) hay que ver lo bien que me muevo ya por Berlin, a veces parece que haya vivido aquí toda la vida 3) aun estando la sala a reventar, en lo momentos de pausa el tono de voz no se elevaba demasiado 4) aun estando la sala llena podías respirar y nunca tenías sensación de agobio, hasta para esto los alemanes respetan el espacio personal.

Solo puedo decir que la experiencia y el dinero han merecido la pena, es el primer concierto de un grupo al que de verdad quería ir desde siempre y ya me muero de ganas de ir a otro, a ver si empieza de nuevo la temporada de conciertos que mira que he llegado en mala época.