Berlin, ich bin zu Hause

berlin ist sexy

Si cuando tenía 10 años me hubieran dicho que cuando creciera iba a cumplir mi sueño de vivir en Alemania no les habría creído, es mas, todavía que una chica de pueblo como yo, pero de pueblo de Castilla de los de antes iba a terminar viviendo en una gran ciudad (no técnicamente) pero casi, manejándose diariamente en tres idiomas, con un trabajo y un piso compartido pagado con su propio sueldo se me hace increíble.

No me gustaría escribir algo vendiendo la idea de que esto es la tierra prometida, donde todo es de color de rosa y se cumple el suelo alemán. Eso no existe, no para todos ni tampoco para mí al menos no como lo venden, hay que ganárselo y currárselo para conseguirlo, nadie regala nada y os aseguro desde ya que lo de llegar y besar el santo es pura mentira. Ahora mismo, no es que viva en la opulencia y a todo tren ganando una fortuna, pero que queréis que os diga, con sus más y sus menos no cambiaría nada. No cambiaría esta ciudad. No cambiaría la calidad y el estilo de vida que llevo. Quizás cambie de trabajo pero de aquí no me sacáis.

En Berlin

A veces miro atrás y me asombra lo mucho que he conseguido. Cuando llegué hace un año y poco apenas hablaba alemán, ahora sigo sin dominar el idioma de Goethe, pero chapurreo lo suficiente como para haber conseguido un trabajo (no preguntéis cómo, porque no lo sé), engañar a una alemana para compartir piso e incluso hasta el tener amistades locales, es más tengo AMIGOS que de por sí es sorprendente, para mí lo de tener una vida social es puramente asombroso.

Todo suena fantástico, pero a veces no se hace fácil. Por suerte no sufro de morriña sino se me haría aun peor, aunque si hay días que las situaciones te pueden, la infinita burocracia, un día en el que te levantas con el pie izquierdo y te da por no entender nada, un mal día en el trabajo… a veces se te hecha el mundo encima, aunque por suerte el tener una red de amigos, conocidos, ya casi familia hace que te vuelvas a levantar, pero cuesta.

Aunque si algo debo reconocer que se me ha hecho curioso es el proceso de asimilación que sufres, al principio todo te llama la atención, todo te parece sorprendente (no olvidemos que me he criado en un entorno muy pequeño y cerrado) para pasar a que todo es ganz normal. Como coger el transporte público que puede llegar a ser un suplicio cuando llegas por el tema de trasbordos, luego lo haces automáticamente, no te importa quedar en la otra punta por cuestiones de miedo a perderte si acaso por el tiempo que empleas, pero miedo nunca jamás. Igual que si se te acerca alguien y se te pone a hablar, al principio te puedes quedar congelado, ahora te da egal o salir de fiesta, volver a las 6 de la mañana y enfrentarte a situaciones como que ningún tren pare por tu parada y tener que hacer una travesía que ni Frodo para llegar… llega un punto en que lo afrontas con total naturalidad, empiezas a formar parte del todo y es increíble.

No tengo ni idea de qué me depara el futuro, con suerte seguiré aquí, igual hasta me haya mudado al propio Berlin de una vez, lo que tengo claro es que muy lejos no quiero estar, puede que haya otras ciudades más guays, más chulas, más bonitas, pero para mi Berlin es la ciudad perfecta. No necesito nada más.

wo siehst du dich in 10 jahren

Anuncios

De pequeñas cosas

…está hecha la vida o al menos eso dicen, lo que tengo claro es que para el emigrante como yo hay cosas que antes o después echas en falta, y no hablo de los amigos o familiares porque esos ya están cubiertos, vienen en la mochila que te dan al embarcar en Barajas, sino de esas minucias que cuando vives en España no das ningún valor pero que cuando sales y con riesgo de convertirme en un cliché vas a extrañar. Ahora, también os digo que puedes sobrevivir sin ellas perfectamente y que no suponen un motivo de peso para volver a la tierra natal ni jarta de vino me tendréis allí otra vez.

Sin más la lista de cosas que nunca pensé que echaría en falta:

1. La primera en la frente, comer un plato de lentejas (y repetir)

tumblr_n5fwhsj1UE1rgh9l8o1_400

Ya lo decía mi madre

2. Alegrarte como si te hubiera tocado la lotería el día que hay pescado para comer (me refiero a pescado cocinado, el sushi no cuenta aunque me alegre más)

tumblr_nf4spdDNMr1twsjvoo1_500

Uno de los mejores días del (casi) mes

3. El jamón tiene un sabor especial

tumblr_inline_nfdzchQryn1t094s2

Cuando alguien me ofrece jamón serrano

4. Cenar caliente (eso se aplica a mí que no cocino y me alimento a base de sándwiches)

tumblr_mwy7vqtVgw1r0vo2ko1_400

Mi cena semanal

5. Chocolate con churros accesibles

tumblr_nbpbl66HQq1s2wzbdo1_250

Son un bien tan escaso

6. Castañas comestibles

tumblr_nfkgibS2K91t37guro1_500

Cuando me dijeron que los millones de castañas que me rodean eran pilongas

7. Pringarme comiendo un kebab

tumblr_n2cdb4A1Dn1qb6v6ro1_400

Porque tienen extra de salsa

8. Nocilla de verdad

tumblr_inline_nahnbgUuA51r6uc34

Y no tener que hacer de tripas corazón con la Nutella

9. Cine de Barrio (¿lo siguen pasando verdad?)

tumblr_maxj6uSCfg1rtblsy

Aunque sea solo para cambiar de canal después de ESA canción

10. Palillos, mondadientes

tumblr_n6wwe0sdAz1sf4immo1_500

Cualquier cosa para quitar los pa’luegos

11. Cachitos de Hierro y Cromo

tumblr_nfncdf304T1tuobono1_250

Anda que no lo pasábamos bien en mi casa cantando y recordando

 

 

12. Los cumpleaños, navidades u otras festividades tampoco son para tomárselas demasiado en serio (se me emocionan por demás)

tumblr_inline_nad9howJ3W1rdpkcf

Ya me han felicitado hasta por Adviento

13. El sarcasmo y la ironía

tumblr_nflwf62Xzj1tyhayao1_500

No pillan ni una, de verdad

* Alguno pensaría que las tapas con la bebida, pero teniendo en cuenta que aquí puedes beber medio litro de cerveza ( a elegir entre varios tipos donde sea) por 1,80€ tampoco me parece algo importante.

tumblr_n2hp6bNVtD1sf0xh9o1_250

Oh yeah! cerveza buena y barata por doquier

Y es que la vida del emigrante se basa en adaptarse a tu nuevo país, con nuevas tradiciones, cultura, idioma… pero sin llegar a olvidarte de todo con lo que has crecido.

A los que como yo vivís más allá de los Pirineos ¿vosotros qué echáis de menos?

Se me han ocurrido menos cosas de las que esperaba, si es que Merkel en el fondo nos tiene cubiertos  

tumblr_n5yzolF4JR1qck2mdo1_400

No viene a cuento pero me ha hecho de reír

 

 

De Castilla a Deutschland: emigrante

Ser emigrante es más que irte de tu país, es más que una condición, es un sentimiento, un estado.

Puedes llegar a serlo por diferentes y variados motivos, quiero imaginar que si lo eres por experimentar como es tu vida en otro lugar toma un color diferente que si lo haces como muchos de nosotros empujados por una situación que no provocamos pero que sufrimos de lleno.

Ser emigrante en algún punto es dejar de serlo para formar parte del nuevo país, nunca sabes si definitivamente o solo por un tiempo, pero si abres tu mente, dejas de aferrarte a prejuicios, a costumbres que antes estaban bien pero ahora ya no y das la bienvenida a nuevas experiencias, idiomas y hábitos acabarás formando parte de la nueva sociedad en la que has aterrizado. No digo que sea fácil, pero si pones de tu parte los demás pondrán de la suya para hacértelo más llevadero.

Ser emigrante también significa hacer nuevos amigos, amigos tan variados que juntos parecéis un anuncio de Benetton, alguno compartirá tu lengua y será bonito, pero más bonito es cuando les puedes enseñar y tú aprender la suya, así acabarás brindando en (mínimo) siete idiomas, saludando como en diez distintos y hablando en un dialecto que será lo más cercano que existirá jamás a un idioma universal.

Ser emigrante también es triste a veces, puedes llegar a sentirte muy solo aunque estés en el trabajo rodeado de gente. A veces, cuesta enfrentarse a esa barrera no solo idiomática, sino cultural. Pero la peor parte es tu gente, dónde están, a miles de kilómetros de ti, los ves una vez cada tres meses y con suerte, lo que no compensa el perderte cumpleaños, comuniones o simples reuniones familiares, y cuando digo familiares también incluyo a amigos, que al fin y al cabo son parte de tu familia. Internet, las redes sociales, videoconferencias, palomas mensajeras (qué sé yo) están muy bien, pero no suplen un abrazo, un beso, unas palmadas en tu espalda o bromear con tu hermana.

Sí, la vida del emigrante, una vida que ahora más que elección es imposición, puede ser lila o violeta, a veces azul y otras negra, pero nunca rosa.


 

P.D: he acabado llorando escribiendo esta entrada así que para relajar un poco aquí van unas pocas fotos de alemanadas tomadas estos días.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He aquí la fantavillosa bicitín, mitad bici mitad patín

DSC_0630

¿Quién dijo que la ñ era imprescindible?

DSC_0631

Vegetarianos aquí podéis comprar gominolas tranquilamente y sin remordimiento moral

DSC_0632

Otro invento maravilloso: la tele-radio

DSC_0637

El kit que todo forofo necesita

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luego hay forofos que se pasan un poco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Toys”R”Us amplia la franquicia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aparcar la bici nivel pro

DSC_0639

Si no hay un puesto de Eurovisión en un festival gay, no es festival ni es nada

DSC_0641

Porque lo de vender condones en los servicios está muy pasado de moda

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No me molesto en preguntar…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y Mauerpark traspasó la última frontera

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nunca he entendido como el mercado de pomos es tan prolífero aquí

 

Hazlo por mi

Este domingo se celebran las elecciones europeas, quizás las más importante de la historia de la UE dada la situación catastrófica que vivimos, por eso es importante que todos ejerzamos nuestro derecho al voto (que para algo lo tenemos) y ayudemos a cambiar las cosas, si puede ser para bien, porque os recuerdo que si no votáis porque “no creéis  en la política” o porque “todos son unos malnacidos estafadores” estaréis apoyando justo a los ladrones que nos han llevado a estar como estamos.

Pero ademas no solo lo pido como ciudadana europea que soy y me preocupo por el porvenir que nos espera, sino porque por cosas de la vida y del sistema electoral español NO PUEDO VOTAR ¿por qué? porque como vivo en otro país el 25 de mayo obviamente no voy a estar presente en mi pueblo para votar, por lo que aprovechando mi última visita a casa, inocente de mi pedí el voto por correo pero ¡SORPRESA! puedes pedirlo, claro que sí, pero tardan la vida en enviarlo (ya sabemos lo bien que funciona Correos) y cuando lo quieras entregar tienes que ir en persona a Correos, hasta aquí bien ¿cual es el problema? que solo te lo envían a España y evidentemente yo no me iba a estar cuánto ¿tres semanas? ¿un mes? esperando, así que ahí perdí mi opción. Otra alternativa hubiera sido ir a la embajada y tras imagino mil papeleos, enfados e injurias dirigidas a la burocracia y sus familiares, conseguir votar allí (si alguien conoce como va el tema le agradecería que me lo explicara) pero corres el riesgo de que te pillen con las manos en la masa que estas viviendo fuera por tiempo prolongado y pierdas, gracias señores del PP y a sus votantes, la sanidad, con lo cual dicho y pronto y mal, a los que vivimos fuera nos tienen pillados por los cojones y nos impiden con todo descaro votar (a veces los emigrantes pueden votar, pero en muchos casos no a partidos españoles con lo cual viene siendo lo mismo). En mi mente conspiparanoica, creo que es así porque saben que si los emigrantes votáramos el bipartidismo y sus privilegios caerían de golpe pero así nos tienen controladitos y sin poder hacer mucho.

Por todo esto os pido por favor votad, a quien sea (bueno a quien sea no, no me seáis tan tontos de votar a Cañete o a sus primos de la Falange por ejemplo) pero votad, a PACMA a EQUO a los Amantes del Circulo Polar o la Tía Rita que se presenta por El Club del Ganchillo, da igual, si hay una manera de ganarlos es jugando a su juego y nosotros ahora tenemos las cartas en la mano.

De Castilla a Deutschland: entretiempo

Entretiempo según el diccionario de la Real Academia Española es ese tiempo de primavera o de otoño próximo al verano y de temperatura suave.

Según un abulense es ese tiempo extraño en el que da igual lo que te pongas porque siempre vas a tener frío y calor y, si tienes muy mala suerte las dos cosas a la vez, y es que los de Castilla no estamos hechos para la primavera, no viene definido en nuestros genes tolerar tanto cambio de tiempo, para nosotros o frío o calor no esto que en Alemania llaman primavera y que a mí particularmente me está trayendo por la calle de la amargura.

Pero el entretiempo no solo es algo que se note en las ropas, también es en las personas, es ese tiempo en el que no sabes muy bien cual es tu sitio, en el que unos días te sientes estupendamente como si ya fueras parte de tu nuevo hogar y otros en los que el único pensamiento que circula por tu cabeza es ¿qué narices se me ha perdido a mí aquí?

También puede ser un alto en el camino, unos días alejado de la órbita del mundo, en un lugar desconocido con gente al principio extraña pero que tan parecidos a ti que acaban siendo parte de la familia, quizás una no muy grande pero si variada y muy extendida por el país y que, por mucha distancia que te separe de ellos sabes que están ahí (con un poco de suerte) compartiendo tu situación y llegándote a entender cuando ni tú mismo lo haces.

Siempre el entretiempo es un momento de cambio, de reflexión sobre como vas creciendo, la naturaleza crece a tu alrededor y tú con ella. Por ejemplo, tras casi cuatro meses ya no me siento tan sola, casi siempre estoy feliz y me tengo ese sentimiento de pertenencia a este lugar, incluso me dicen que chapurreo bastante bien alemán, yo no lo creo, pero si los demás lo dicen (y es su idioma) igual algo de razón llevan.

Para muchos alemanes es el momento en el que sacan las sandalias, eso sí, con calcetines, no vaya a ser que se enfríen los pies. En España creíamos que solo lo hacían cuando iban a la playa por alguna razón incomprensible para nosotros, pero no, es algo que aprenden desde pequeñitos pero que viviendolo de cerca no se ve tan mal, porque al menos en Berlin da igual como vayas, a nadie le importa, yo ya he cambiado dos veces de color de pelo (azul y verde) y aparte de hacer gracia a los niños nadie se para a mirarte, es una de las cosas que más adoro de este sitio, la libertad que tienes para ser tú mismo.

Es además ese momento en le que por gajes de la vida te ofrecen probar la vida de los vegetarianos en la mesa y descubres que por mucha razón que tengan en ciertas cosas, tú nunca tendrás la fuerza de voluntad (ni tu estómago tampoco) para seguir esa dieta y, mucho menos, la vegana, porque no os dejéis engañar, alimentos como el “queso vegano” no están buenos ni por asomo, se asemejan más a la suela de un zapato que a un queso.

Si te paras a pensar entretiempo es muchas cosas y yo seguiré adelante intentando descubrir que más es para mí.

—————————————————————————————————————————————————

Y en otro orden de cosas, unas pocas afotos de alemanadas:

Angela da miedo, muuuucho miedo

coca-cola

No creeríais que Manuel era un nombre español…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde que me topé con la cabeza decapitada de Yisus, no he vuelto a mirar por ninguna ventana ajena.

DSC_0661

Muchas clases de melón y ninguna está buena

DSC_0846

¿Para qué comprar bolsitas de gominolas cuando puedes comprarlas de a kilos?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este Papá Noel va un poco retrasado