Crónica de un concierto: Marilyn Manson + Tüsn. Columbiahalle. Berlín. 06/11/2015

Hay un cierto tipo de cosas que hay que hacer al menos una vez en la vida, ya sabéis: escribir un libro, tener un hijo, plantar un árbol e ir a ver a Marilyn Manson en concierto antes de que se retire o le de un mal viaje por lo que quiera que se tome.

IMG_0043(1)Ayer por fin se juntaron los astros y Manson se dejó caer brevemente por Berlin en un concertó que voy a resumir como insólito cuanto menos, no solo el espectáculo en si sino todo lo que le rodeó. Nosotras teníamos entradas desde junio, JUNIO, que se dice pronto, y con un sold out desde hace semanas ayer a última hora todavía se podía encontrar a gente en Internet ofreciendo hasta 200€ por entrada, lo que te hacia replantearte seriamente si de verdad querías entras a ver a este señor o si era mejor agarrar la pasta y vivir algo más holgado este mes.

Al final y no sin alguna otra tentación, decidimos que era mejor ir, no sabéis la odisea que pase para conseguir la tarde libre ya solo por eso ya tenia que ir si o si. Después de esquivar a los desesperados que asaltaban a los que hacían cola con la esperanza de que alguno vendiera y, de una hora larga de espera conseguimos entrar, no sin antes pasar por un cacheo que ni en los mejores aeropuertos. Esto que al principio parecía excesivo más tarde cobró todo el sentido del mundo.

Alrededor de las 20:00, con una cerveza en la mano y sala prácticamente ya llena, salieron los teloneros Tüsn, un trío de música industrial que recordaba a los inicios más oscuros del cabeza de cartel que no sonaron nada mal y, aunque solo tocaron 4 canciones contadas todavía les dio tiempo para hacer un poco de teatro que es que lo se llevaba ayer.

Una vez terminaron como digo tras escasos 20 minutos, nos tocó esperar con paciencia infinita y luchando por un lugar para ver a la estrella de la noche. Cerca de las 21:15 decidió salir y lo que pasó entre el público fue como una avalancha humana, como si el mismísimo Jesucristo (o debería decir Anticristo) hubiera entrado en la sala ofreciendo milagros a los, pobre de nosotros leprosos. IMG_0061(1)Nosotras no sé muy bien cómo acabamos casi en primera fila cuando estábamos mas bien en la mitad, pero lo que si sé, es que en ningún concierto recuerdo tal falta de todo y eso, que he ido a más de uno de death metal, solo puedo decir que si no murió alguien aplastado fue porque del apilamiento nos manteníamos de pie.

Demasiada expectación y fanatismo para un concierto corto (solo 12 canciones) y vacío en contenido. Manson se sabe una diva y hace lo que quiere, literalmente le preocupa nada ya, 50 minutos de concierto, de los cuales a la suma 20 son de cambios de vestuario y parafernalia para que el tío se vaya sin un triste adiós. ¿El setlist? Pues bastante mediocre, cantó temas clásicos lógico, como Sweet Dreams, mObscene, The Dope Show o la obligatoria The Beautiful People, pero él parecía más preocupado por el atrezzo (que si un altar aquí, que si un micro cuchillo allá, que si me voy donde vosotros par que me toquéis y podáis sentir por un momento mi grandiosidad…) que por cantar bien o siquiera afinar, total que más da, la mitad del público eran fanses acérrimos y la otra estaba puesta de algo hasta arriba, nadie se iba a quejar.

Después de ver actuaciones suyas años antes, puedo afirmar que ya no es lo que era, ya no es ese provocador que revolvía estómagos, es una diva de masas la altura de Madonna, si un poco más feo y grotesco, pero diva igualmente. Verle era algo pendiente pero claro está, que a euro el minuto, no sale a cuenta volver a verle.

Anuncios